El cambio climático plantea riesgos importantes para tu salud. Aquí aprenderás lo que los eventos climáticos extremos o repetidos, los desastres naturales y su efecto en el ambiente pueden causar en tu salud, así como quién está en mayor riesgo. Es indispensable abordar lo que podemos hacer para limitar los cambios climáticos.

Veamos algunos de los cambios climáticos actuales y sus efectos en la salud.

El calor y sus consecuencias en la salud:

La exposición al calor por un período prolongado o a calor extremo puede causar: insolación, agotamiento por calor y deshidratación, calambres musculares, hipotensión, puede empeorar condiciones respiratorias o cardiovasculares subyacentes e incluso puede causar la muerte.

Puede afectar a los niños y a las personas en la tercera edad o a las personas con problemas crónicos o que viven solas, más que a otros.

Si además hay sequía, puede haber incendios forestales, tormentas de polvo, disminución en la calidad del aire, disminución en la calidad y el suministro de agua, y puede faltar comida.

Todos estos factores pueden contribuir a quemaduras, a problemas respiratorios (por el humo o el polvo), a lesiones, a un aumento en el riesgo de lesiones, a desnutrición y a muerte.

Además, el riesgo de insolación debido al calor durante el día haría que los agricultores y los trabajadores de la construcción cambiaran su horario al amanecer y al anochecer, que es cuando hay más mosquitos (varios de ellos son portadores de enfermedades).

El calor también puede aumentar la producción del polen lo que aumenta la sensibilidad a alérgenos; el asma y al empeoramiento de otras condiciones respiratorias.

La sequía y la falta de agua en forma crónica afecta a las áreas rurales y a 150 millones de habitantes de ciudades. Si estos lugares no logran ajustarse rápidamente, el número podría ser cerca de mil millones para 2050.

El exceso de agua y la salud:

El riesgo inmediato de una inundación es que alguien se ahogue o se lesione, pero hay otros riesgos. El estar expuesto a químicos tóxicos de los desbordamientos o a moho u hongos, por la humedad en el interior, que reduce la calidad del aire y aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias, y/o incluso la pérdida del hogar y el tener que desplazarse a otro sitio.

El exceso de agua también aumenta las infecciones transmitidas por insectos y a través del agua. Esto se puede deber a lluvia o a inundaciones por otras causas.

La fiebre del dengue transmitida por mosquitos ha aumentado 30 veces en los últimos 50 años. Tres cuartas partes de los que están expuestos hasta el momento viven en la región de Asia-Pacífico.

Las enfermedades infecciosas pueden incluir las que causan diarrea.

El aumento en el nivel del mar amenaza suministros de agua fresca para las personas que viven en zonas de baja altitud. Unas tormentas más severas podrían causar que los sistemas de alcantarillado de las ciudades se desborden.

La contaminación del aire y la salud:

El aumento en el polvo, en las partículas finas y en el ozono reducen la calidad del aire y pueden empeorar el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la irritación en la garganta y la tos, la congestión en las vías aéreas, la inflamación en los pulmones, el riesgo de cáncer en el pulmón, el dolor de pecho y hasta los ataques al corazón.

La seguridad de los alimentos:

Los cambios en el clima afectan las cosechas, la producción de los alimentos y su costo. Esto puede causar hambre, desnutrición u obesidad por el cambio de dieta.

El aumento en la maleza y las plagas hará que los agricultores tengan que utilizar más pesticidas que sean tóxicos para los que trabajan el campo y para los que comen esos alimentos.

Finalmente, el aumento en la concentración de CO2 en el aire podría hacer que cultivos básicos como la cebada y la soya (o soja) disminuyeran su valor nutritivo.

Los cambios climáticos y la salud mental:

No es de extrañarse que los desastres naturales y el clima extremo pueden ser traumáticos y estresantes para las personas afectadas, especialmente si ya tenían algún problema de salud mental (como depresión y ansiedad).

Las temperaturas extremas pueden cambiar su efecto en el cuerpo. Por ejemplo, en pacientes con esquizofrenia, pueden afectar la habilidad de que el cuerpo pueda regular su temperatura correctamente.

De acuerdo con los CDC, las tasas de suicidio aumentan a medida que aumentan las temperaturas. Y desastres como huracanes, inundaciones, ondas calurosas e incendios forestales pueden causar desesperación, estrés post-traumático y ansiedad.

Esto no debe de llamar la atención ya que muchas personas sufren desplazamientos, lesiones, pérdida de seres queridos y/o la pérdida de su casa y sus posesiones.

¿Quién está en mayor riesgo?

Todos estamos en riesgo de sufrir los efectos de los cambios climáticos.

Pero algunos corren mayor riesgo: los niños (especialmente los que viven en países en vías de desarrollo), las personas de la tercera edad, las personas con algunas enfermedades pre-existentes, las personas de bajos recursos y las personas que están aisladas socialmente. Así como las personas con desnutrición, malaria o que ya tienen diarrea.

Las áreas del mundo que tienen un riesgo un poco mayor son las costas, las áreas montañosas, los polos, las islas pequeñas, las ciudades muy grandes, y los países en vías de desarrollo.

Los cortes en la energía durante cambios climáticos extremos podrían incapacitar a los hospitales y a los sistemas de transportación cuando los necesitemos más.

Es indispensable que todos estemos conscientes y contribuyamos cada día sin retraso para tratar de limitar los cambios climáticos. No podemos esperar.  El Secretario General de las Naciones Unidas dijo que “Los trastornos climáticos están en las noticias diariamente, de devastadores incendios forestales a inundaciones record”.

Tu salud depende de la salud del planeta. Entonces… ¿qué puedes hacer para contribuir a limitar el cambio climático y el calentamiento global? Te invito a que leas la tercera parte de esta serie.

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Roschetzky Photography

Comentarios