Skip to main content

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres después del cáncer de la piel. La supervivencia de este cáncer ha aumentado y el número de muertes asociadas con esta enfermedad ha disminuido, en gran parte debido a factores como su detección más temprana y un enfoque personalizado en los tratamientos. Pero la detección temprana es clave. Generalmente, es asintomático en etapas tempranas. De allí la importancia de mantenerte informada sobre los factores de riesgo y los estudios de detección. Podría salvar tu vida o la de un ser querido.

Este año se cumplen 20 años en que se dedica octubre a la observación del Mes de la Concientización del Cáncer de Mama, o Cáncer del Seno, en varios países del mundo. Ha sido un recordatorio poderoso de que todos estamos juntos en esto y de que nuestras decisiones y nuestras acciones tienen el poder de proteger a las personas más vulnerables y que pueden ayudar a prolongar, o incluso a salvar vidas. 

El 18 de octubre es el Día Nacional de la Mamografía, una imagen del seno que se obtiene con rayos X. Este es el examen que se utiliza actualmente para la detección del cáncer de mama en sus etapas iniciales, antes de que se pueda palpar (sentir) en un autoexamen de los senos.

El 13 de octubre es el Día del Cáncer de Mama Metastásico o Cáncer del Seno Metastásico. También se conoce como cáncer en estadio IV. Este es un cáncer que se ha diseminado fuera del seno a otros órganos como los huesos, el hígado, el pulmón o el cerebro. El proceso se llama metástasis. Todavía se llama cáncer de mama, no se vuelve cáncer de los otros órganos ya que cuando se toma una muestra del tumor y se ve bajo el microscopio, las células se ven y actúan como cáncer de mama. 

Estadísticas:

A nivel mundial, se diagnosticaron 2.3 millones de mujeres con cáncer de mama y 685.0000 fallecieron a causa de él en 2020. Para fines del 2020 había 7.8 millones de mujeres vivas con el diagnóstico de cáncer de mama establecido en los 5 años previos, haciendo a este cáncer el cáncer más prevalente a nivel mundial. Su mortalidad se mantuvo igual de los 1930s a los 1970s con mejorías desde los 1980s en que se ha empezado a diagnosticar más tempranamente y se han mejorado los tratamientos para erradicar la enfermedad invasiva.

En los Estados Unidos en 2018, que es el último año para el cual se tienen datos, se reportaron 254.744 casos nuevos de cáncer de mama en las mujeres, y 42.465 fallecimientos por este cáncer en las mujeres. Por cada 100.000 mujeres hubo 127 casos nuevos con este cáncer y 20 mujeres fallecieron. Los hombres también pueden sufrir cáncer de mama, pero la incidencia es significativamente menor.

El cáncer es la segunda causa de muerte en los Estados Unidos. La primera es enfermedad cardiovascular. Una de cada cuatro muertes en EE. UU. es causada por cáncer.

Factores de riesgo para su desarrollo:

  • Sexo femenino (sólo 0.5 a 1% se desarrollan en hombres)
  • Edad avanzada (el riesgo entre los 30 y los 39 es de 1 en 228 o 0.44%. Aumenta a 1 en 29 o a menos de 3.5% para los 60s)
  • Obesidad (el tejido graso es la fuente principal de estrógeno después de la menopausia)
  • Tomar bebidas alcohólicas en exceso
  • Fumar
  • Una dieta no saludable: alta en grasas saturadas y trans, baja en fruta y vegetales, se recomienda evitar alimentos ahumados y carnes y alimentos procesados 
  • Sedentarismo. La American Cancer Society (ACS) recomienda hacer de 45 a 60 minutos de ejercicio 5 o más días a la semana.
  • Historia familiar de cáncer de mama (especialmente familiares de primer grado: mamá, hija o hermana con cáncer de seno o de ovario; aunque la mitad no la tienen)
  • Historia personal de cáncer de mama (en el mismo seno o en el otro)
  • Una historia personal de hiperplasia o cambios atípicos en una biopsia del seno podrían aumentar ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer del seno.
  • Antecedentes de exposición al estrógeno, porque esta hormona estimula el crecimiento de la célula del seno, por:

    • Iniciar la menstruación antes de los 12 años
    • Iniciar la menopausia tarde, después de los 55
    • Usar hormonas después de la menopausia
    • Estar expuesto a estrógenos en el ambiente (como hormonas en la carne o en los pesticidas como el DDT. Estos producen sustancias como los estrógenos cuando se descomponen en el cuerpo
  • No haber tenido un embarazo a término antes de los 30 o no haber dado pecho después de un parto. El embarazo y la lactancia disminuyen el número de ciclos menstruales de la mujer durante su vida y eso reduce su riesgo de cáncer del seno.
  • Historia de exposición a radiaciones en el área del pecho para otro cáncer.
  • Ser de raza blanca aumenta ligeramente el riesgo de desarrollarlo comparado con la raza negra.
  • Haber tomado dietilestilbestrol (DES). Es una medicina que se usaba antes para prevenir el aborto. Actualmente prácticamente no se usa porque puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de mama.

Desgraciadamente, aún cuando se modifican todos los factores que se pueden controlar, se calcula que sólo se reduce el riesgo de desarrollar el cáncer de mama en un 30%. Por eso es importante hacerse los exámenes de detección temprana y conocer los signos y síntomas.

Exámenes de detección para el cáncer de mama:

  • Mamografía. Las recomendaciones de la ACS en las mujeres con riesgo promedio son las siguientes:
    • Entre los 40 y los 44 años, tener la opción de cada año 
    • Entre los 45 y los 54, cada año
    • Entre los 55 y mayores, pueden cambiar a cada dos años, o continuar cada año. Los exámenes de detección se deben de continuar mientras la mujer esté en buenas condiciones de salud y su esperanza de vida sea de 10 años o más.


Cabe mencionar que hay un nuevo tipo de mamografía llamado tomosíntesis digital de mama, que también se conoce como mamografía tridimensional (3D), que se ha vuelto más común pero que no está disponible en todos los centros radiográficos. Estas imágenes son especialmente útiles en las mujeres que tienen los senos más densos.

Las mujeres que tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama deben consultar con su médico para que las asesore en cuanto a cuándo deben iniciar los estudios de detección. En las mujeres muy jóvenes con riesgo muy alto se podría recomendar otro estudio.

  • Auto examen y examen clínico de los senos. Aunque es muy importante que las mujeres se familiaricen con cómo se ven sus senos, se examinen regularmente, y le reporten cualquier cambio a su médico, y aunque el examen de los senos es parte del examen físico, la mayoría de la detección temprana de los cánceres de mama se hacen en la mamografía.
  • Estudio por resonancia magnética (MRI) de los senos en las mujeres que tienen un riesgo muy elevado, y mamografías anuales en las mujeres empezando a los 30 años, de acuerdo con las recomendaciones de la ACS en las siguientes mujeres:
    • Las que tienen un riesgo de desarrollar cáncer 20% a 25% mayor durante su vida basado principalmente en su historia familiar. Existe una herramienta de evaluación del riesgo que el médico utiliza con este propósito.
    • Si tienen la mutación BRCA1 o BRCA2, que se obtiene después de hacer una prueba genética.
    • Si tienen un pariente de primer grado (padre, hermana, hermano, hijo o hija) con la mutación BRCA 1 o 2, si ellas no se han hecho la prueba genética.
    • Si han recibido terapia de radiación al pecho entre los 10 y los 30 años.
    • Si ella o uno de sus familiares tiene uno de los siguientes síndromes: síndrome de Li-Fraumeni, síndrome de Bannayan-Riley-Ruvalcaba o Síndrome de Cowden. Pero la ACS no recomienda un MRI para la detección del cáncer del seno en las mujeres que tienen un riesgo de desarrollarlo menor del 15% durante su vida.
    • Si tienen antecedentes personales de cáncer de seno.
    • Si tienen senos “extremadamente’ o “heterogéneamente” densos en una mamografía

Ocasionalmente los médicos utilizan ultrasonido mamario (ondas de sonido para producir imágenes detalladas, llamadas sonogramas). Frecuentemente se utilizan para guiar la toma de una biopsia cerrada. 

El diagnóstico se confirma con una biopsia. En esta prueba se extirpa tejido o líquido del seno para evaluarse bajo el microscopio o para realizar más pruebas. Se puede realizar una aspiración con una aguja fina, con una aguja gruesa o se puede hacer una biopsia abierta. 

En las próximas semanas discutiré el tratamiento, los estadios cuando se disemina, la incidencia del cáncer de mama metastásico y más información acerca de esta enfermedad. (Parte 1) 

 

Copyright © 2021 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Prostock-studio

Comentarios de nuestra comunidad