Comparte este artículo:

Uno de cada 4 niños en edad escolar padece de condiciones visuales que pueden tener un impacto negativo en su aprovechamiento académico de no ser diagnosticadas y tratadas a tiempo.

Casi el 25 por ciento de los niños sufren de condiciones  visuales, que de no ser diagnosticadas y corregidas a tiempo pueden poner en riesgo su salud visual y afectar de manera adversa su desarrollo académico.

Para ayudar a proveer un comienzo sólido durante el inicio de clases, recordamos a los padres que lleven a sus hijos a un profesional de la salud visual para hacerse un examen completo de la vista cada año.

Un niño en edad escolar puede tener problemas de visión si muestra dificultad para ver objetos a distancia o leer en el pizarrón, si entrecierra los ojos o si se sienta demasiado cerca del televisor. Si notas una de estas señales, debes llevarlo con un profesional de la salud visual para hacerse un chequeo y posteriormente realizar citas de seguimiento cada año.

Mediante un examen de la vista, el profesional de la salud visual puede identificar en los niños algunos de los trastornos oculares más comunes como: la miopía (problemas para ver de lejos), la hipermetropía (no ver objetos de cerca), el astigmatismo (la córnea es ovalada lo que provoca la disminución de la visión) y el estrabismo, también llamado ojo desviado.  Todas estas condiciones pueden impactar la habilidad de lectura y el desempeño de tus hijos en el salón de clases.

“Además”, comenta la Dra. Madeline L. Romeu, O.D., F.A.A.O., “hoy día nuestros niños y jóvenes no sólo aprenden de manera tradicional en el salón de clase, sino que también usan computadoras, lo cual se sabe causan fatiga visual. Los niños que necesitan usar espejuelos se pueden beneficiar grandemente al usar lentes fotosensibles, los cuales reducen la fatiga visual producida por el uso prolongado de la computadora al igual que bloquean el 100 por ciento de los rayos UV del sol al estar en exteriores”.

Desafortunadamente la mayoría de las personas pasa mucho tiempo escogiendo cuidadosamente los marcos de anteojos que mejor le queden, pero muchas veces es necesario recordar a los padres de familia que el profesional de la salud visual puede brindarles orientación sobre los otros aspectos de la selección de un par de espejuelos que promueven la salud visual hoy,  al igual que una visión sana en el futuro.

Además de la visita anual, la Dra. Romeu aconseja que de notar alguno de los siguientes indicios, lleves a tu niño de inmediato a un profesional de la salud visual:

  • Se frota los ojos constantemente
  • Siente sensibilidad extrema ante la luz
  • Tiene dolor de cabeza
  • Presenta falta de atención
  • Se lleva los materiales de lectura muy cerca de su rostro
  • Entrecierra los ojos constantemente
  • Utiliza los dedos para seguir las palabras mientras lee
  • Presenta enrojecimiento o lagrimeo crónico de los ojos

En resumen, incluye en tu lista de preparación para el regreso a clases cada año un examen completo de la vista para tus hijos.  Si tu niño nunca ha ido a hacerse un examen de la vista podría tener miedo, pero hay maneras de hacerle sentirse cómodo. Por ejemplo, puedes llevarlo a observar un examen de la vista de algún familiar, para que sienta confianza y sepa que es un proceso rutinario. Además, le puedes decir que si llegase a necesitar anteojos, tanto tu como el van a divertirse mucho en el momento de elegirlos.  Y tu te podrás sentir orgullosa de que lo estás ayudando a ser un estudiante exitoso.

Imágen © iStockphoto.com / Marilyn Nieves

Comentarios