Comparte este artículo:

Imagínate poder contar con un método sencillo y económico para controlar los niveles de glucosa en la sangre y por lo tanto, la diabetes tipo 2. Sería un sueño hecho realidad.  Pues un estudio pequeño y preliminar parece haberlo encontrado en un extracto obtenido de los granos verdes del café sin tostar. Pero no todos los expertos están de acuerdo. Infórmate aquí.

En artículos previos de Vida y Salud, ya te habíamos mencionado que hay alimentos y algunos condimentos que proporcionan beneficios en relación ya sea, para reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 o controlarla. Tal es el caso de las legumbres y leguminosas, el té negro, el té de yerba mate y la canela, entre otros.

A todos estos, se agrega otro extracto natural, esta vez obtenido de los granos verdes del café sin tostar.  Según investigaciones realizadas en la India, patrocinadas por Applied Foods de Austin, Texas, que fabrica el extracto de café verde, éste también podría ayudar a reducir los niveles de la glucosa en la sangre.

La investigación fue dirigida por Joe Vinson, profesor de química en la Universidad de Scanton, en Pennsylvania, Estados Unidos. Vinson incluyó en el estudio a 30 hombres y mujeres de peso normal que no eran diabéticos. Los participantes tomaron suplementos que contenían entre 100 miligramos y 400 miligramos del extracto del café verde en una cápsula que tomaron con agua. Posteriormente, les realizaron pruebas para determinar la tolerancia a la glucosa a diversos intervalos de tiempo después de su consumo.

Todas las dosis (de 100 y 400 miligramos) del extracto del café verde lograron reducir el nivel de la glucosa en todos los participantes. Pero las dosis de 400 miligramos se asociaron a una reducción de 24 por ciento más  en el nivel de glucosa a los 30 minutos después de su consumo, y a una reducción de la glucosa de 31 por ciento a los 120 minutos después de tomar la cápsula del extracto de café verde.  

El autor del estudio atribuye este efecto a que el extracto de café verde tiene una concentración elevada de ácidos clorogénicos, un tipo de antioxidante que también está presente en la manzana, las cerezas, las ciruelas y otras frutas y verduras.  Cuando se tuestan los granos de café verde, las altas temperaturas descomponen los ácidos y por esa razón el café que bebemos a diario, no contiene la misma concentración del antioxidante que la que se obtiene cuando se toma un suplemento en cápsula del extracto de café verde.

Según Vinson, quien presentó sus conclusiones en una reunión de la American Chemical Society en Nueva Orleans a principios de abril, el potencial del extracto de café verde para controlar la diabetes lo convierte en un método de intervención económico y sencillo para el control de una condición que va en aumento alarmante a nivel global.

No todos están de acuerdo con esta afirmación.  El Dr. John Anderson, presidente de medicina y ciencia de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) advierte que hacen falta todavía muchas más investigaciones y una inversión económica importante en estudios adicionales antes de recomendar el extracto de café verde como un método de prevención o de control para la diabetes tipo 2. Para él los resultados son interesantes, pero no definitivos.

Es una controversia interesante. El estudio es uno más en la larga lista de los que han analizado antes los beneficios potenciales del café. Una investigación del 2012, publicada en el New England Journal of Medicine, sugiere que las tasas de mortalidad de los participantes se redujeron con cada taza adicional de café que consumían diariamente, mientas que una revisión realizada en el 2009 por los Archivos de Medicina Interna de 18 estudios que involucraron a 457 mil personas, indicó que cada taza de café que bebieron diariamente se asoció con una disminución del 7 por ciento en el riesgo relativo de desarrollar diabetes tipo 2.

Mientras se llega a una conclusión definitiva sobre las virtudes del extracto de café verde, sigue esforzándote por evitar desarrollar diabetes tipo 2, o si ya la padeces, de mantenerla bajo control. Y pase lo que pase, si te agrada y no tienes contraindicaciones para tomar café ¡sigue disfrutando tu tacita de café!

Imagen © iStockphoto.com / Cameron Whitman

Comentarios