Comparte este artículo:

El suicidio es la undécima causa de muerte en Estados Unidos, país donde millones de personas anualmente consideran quitarse la vida.  Desafortunadamente, todos los años hay cientos de miles de suicidios y aunque para familiares y amistades de la víctima el hecho constituya un impacto, existen algunas señales de advertencia.  Por lo general, una simple pregunta del médico familiar puede ser suficiente para enrumbar a la víctima hacia la búsqueda de ayuda y tratamiento.

Una nueva revisión de la edición de agosto de Mayo Clinic Proceedings realizada por investigadores de Mayo Clinic y de la Universidad de Washington en Seattle subraya la oportunidad que el médico de cabecera tiene de establecer un plan de tratamiento exitoso para estos pacientes.

“Como médicos, sabemos que un paciente no piensa en suicidarse de manera repentina, pues se le pregunta si ha considerado morir”, comenta el Dr. Timothy Lineberry psiquiatra de Mayo Clinic.  “Sin embargo, con mucha frecuencia no se pregunta a un paciente con factores de riesgo claros si ha considerado suicidarse”.

La gente con riesgo de cometer suicidio generalmente recibe tratamiento para depresión, ansiedad o drogadicción.  De hecho, casi 45 por ciento de quienes mueren por suicidio acuden al médico de cabecera en las semanas o días previos a su fallecimiento.

“Al paciente con síntomas de depresión, fuerte ansiedad o drogadicción se le debe preguntar de manera directa sobre el suicido; pero las investigaciones desgraciadamente revelan que eso ocurre menos del 50 por ciento del tiempo”, acota el Dr. Lineberry.

El documento resalta las posibles ventajas de los modelos de atención médica conjunta para terapia antidepresiva con respecto a mejorar los tratamientos para la depresión y disminuir el riesgo de suicidio.  En la atención médica conjunta, equipos multidisciplinarios evalúan sistemáticamente al paciente según transcurre el tiempo, mejoran el tratamiento y seguimiento, además de educar al paciente.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2011 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imágen © iStockphoto.com / DNY59

 

Comentarios