Comparte este artículo:

El suicidio es la tercera causa principal de muerte entre los jóvenes de 10 a 24 años. Cuando a los padres les preocupa que su hijo pueda tener ideas suicidas, no es el momento de andar con sutilezas para preguntar, dicen los expertos de Mayo Clinic. Los médicos recomiendan que en lugar de titubear, se pregunte de forma directa; y si la respuesta es afirmativa, no se debe intentar restar importancia ni desestimar los sentimientos del muchacho, sino buscar ayuda profesional de inmediato.

“Una de las cosas que se sabe sobre el suicido es que muchos casos pueden prevenirse cuando es posible intervenir y ayudar a la persona a atravesar por la crisis”, comenta el Dr. Timothy Lineberry, psiquiatra y experto en prevención del suicidio en la Mayo Clinic. Ofrece las siguientes sugerencias respecto a cómo pueden hablar los padres con sus hijos:

  • Cuando un adolescente actúa de manera diferente, diga algo, averigüe qué está ocurriendo. Pregúntele de forma directa, “¿estás pensando en suicidarte?”.
  • Preguntar no perjudica, sino que ayuda. Cuando alguien piensa en suicidarse, desea que alguna persona le pregunte cómo está.
  • Si la respuesta es “sí”, “quizás” o “a veces”, no diga cosas como: “¡estás loco!”, tú haces drama de todo”, “estás agrandando las cosas”, ni “no vale la pena que te suicides por ese muchacho”.
  • En su lugar, usted debe decir: “lamento mucho que te sientas tan mal”, “¿cómo puedo ayudarte?”, “juntos saldremos de esto”, “hay que mantenerte a salvo”.

En Estados Unidos, alrededor de 4600 adolescentes se suicidan al año, según indican los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC). Cerca de 157 000 jóvenes de 10 a 24 años anualmente reciben atención médica en los departamentos de emergencia de todo el país debido a heridas autoinfligidas.

“En mi calidad de terapeuta, encargado de lidiar con las crisis y padre de familia, entiendo que puede ser difícil hablar con los adolescentes sobre el suicidio”, anota el Dr. John Draper, director de la Línea Nacional de Prevención del Suicidio. “Pese a lo difícil que estas conversaciones puedan ser, los padres y otros encargados del cuidado de los jóvenes desempeñan una función primordial en ayudar a que estos muchachos sientan la confianza suficiente para hablar sobre sus sentimientos de dolor.

El suicidio entre los jóvenes suele ocurrir después de algún evento estresante en la vida, como por ejemplo, enfrentar obstáculos, como problemas en el colegio o perder alguna amistad, que puede parecerles insuperable. En algunos casos, un muchacho puede tener ideas suicidas debido a ciertas circunstancias de la vida sobre las que quizás no desee hablar, entre ellas, padecer un trastorno psiquiátrico, como la depresión, perder a algún amigo o familiar cercano o antagonizar con esa persona, antecedentes de abuso físico o sexual, problemas de alcoholismo o drogadicción, y haber sido víctimas del hostigamiento o acoso conocido como “bullying”.

La Mayo Clinic ha creado dos videos (en inglés) que pueden ayudar a enfrentar la situación. El primero, “Intenta comunicarte: prevenir el suicidio en el adolescente”, consiste en un video musical que motiva a los adolescentes a hablar con una persona adulta en busca de ayuda y apoyo.  En el segundo, “Prevención del Suicidio en el Adolescente”, unos jóvenes describen los signos comunes del muchacho que podría estar considerando suicidarse y ofrece sugerencias respecto a cómo pueden hablar los padres con sus hijos. Puede ver estos videos haciendo clic en sus títulos.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

mayo_clinic__logo

Copyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imagen © iStockphoto.com / merve türkan

Comentarios