Comparte este artículo:

Si quieres hacer alguna actividad física que te permita mantenerte en forma y al mismo tiempo conocer nuevos lugares y disfrutar de la naturaleza, prepara tu equipo para practicar senderismo, una práctica que combina deporte, cultura y ecología.

Posiblemente lo hayas practicado en algún viaje de placer, pero no sabías que era casi un deporte: el senderismo, una actividad similar al excursionismo (o trekking), pero más segura y tranquila, y que consiste en recorrer a pie distintas zonas, que pueden ser rurales o de montaña (con la intención de unir pueblos y valles) o en grandes ciudades con el fin de reconocer elementos culturales y tradicionales.

Una de las características de esta actividad es que se practica a través de caminos trazados y señalizados. El excursionismo, en cambio, no utiliza caminos con indicaciones claras y recorre lugares aislados, generalmente difíciles de transitar, como zonas montañosas o lugares remotos sin senderos.

Se dice que el senderismo se originó en Europa, específicamente en Francia, luego de la Segunda Guerra Mundial. Desde allí se ha ido expandiendo a otros países del mundo. De ese modo, se promueve el turismo rural y local.

Se ha expandido tanto esta actividad que, actualmente, se estima que Francia tiene 172 mil kilómetros (km) o 106,900 millas de senderos señalizados, Alemania tiene 210 mil km (130 mil millas), Suiza 50 mil km (31 mil millas) y España 14 mil km (9 mil millas).

Ahora que ya sabes de qué se trata, ¿te gustaría practicar senderismo? Sólo debes buscar los lugares disponibles cerca de tu localidad y preparar tu equipo, que incluye vestimenta, algo de alimentación y ciertos accesorios, adecuados para la ocasión. Toma nota:

  • El agua nunca debe faltar, lleva una cantimplora para beber cuando necesites (si quieres, puedes incluir alguna bebida deportiva que te guste).
  • Lleva alimentos energéticos que sean livianos y prácticos, como frutos secos o barras de cereales.
  • Usa un calzado cómodo y apropiado, que tenga suela antideslizante para evitar resbalones y problemas en la espalda.
  • La ropa también debe ser adecuada al clima y al lugar que visitarás. En general, se recomienda usar pantalones largos y prendas de manga larga, que te protejan de los rayos solares, de las plantas y de las picaduras leves.
  • Para protegerte del sol, también es importante que uses gafas o anteojos y un sobrero, que además te cuidará de la lluvia.
  • Una mochila resistente, del tamaño y con las cualidades necesarias según la duración de la excursión, el clima y las cosas que llevarás en ella.
  • Bastones de caminata, de aluminio, madera o bambú, para tener más estabilidad.

Otros accesorios que pueden serte de utilidad para hacer senderismo son: un pañuelo mediano (podría ser útil, por ejemplo, para hacer un torniquete o cubrir alguna herida); una navaja del tipo suizo, con buen filo y seguro resistente; unos metros de cuerda; una linterna; un silbato y cremas protectoras, contra el sol y contra los insectos.

¿Habías practicado senderismo antes? Pues ya puedes ir preparando tu equipo y aprovechar las ventajas de una entretenida caminata al aire libre. No solo descubrirás lugares y costumbres diferentes, también estarás ayudando a tu cuerpo a que se beneficie con el ejercicio.

Imagen © iStockphoto.com / Nikada

Comentarios