Comparte este artículo:

No debe ser ningún secreto que los adolescentes hoy en día se inician en el sexo a temprana edad. Muchos de ellos practican sexo oral ya que piensan que no implica ningún compromiso y que así no corren el riesgo ni de un embarazo ni de contraer una enfermedad de transmisión sexual. En cierta manera, consideran que el sexo oral no cuenta como sexo. Y esto si es preocupante.

Porque, si bien es cierto que el riego de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) a través del sexo oral es menor que por medio del coito sin protección, los estudios indican que se pueden transmitir la gonorrea, la clamidia, el herpes, la sífilis y el VIH. Además, cada vez más se relaciona con el cáncer de garganta y de boca (cáncer oral) debido a la transmisión del virus del papiloma humano (VPH).

Se recomienda para todos los adolescentes (y los adultos) sexualmente activos que conozcan a su pareja y que practiquen sexo seguro. Esto significa evitar el contacto directo con el semen, el líquido pre-seminal o los líquidos vaginales. Para esto, hay que usar un preservativo, ya sea para el sexo vaginal, el oral o el anal. De esa forma se puede evitar el contagio de ETS y el embarazo.

Recuerda que el sexo oral sí es sexo. Y que tiene sus riesgos al igual que el coito. ¡Cuídate!

 

Imagen © iStock / Giambra

Comentarios