Comparte este artículo:

El síndrome metabólico es un factor de riesgo para las enfermedades del corazón y la diabetes

Los beneficios de la dieta mediterránea son bien conocidos y han sido demostradas en varios estudios. Ahora, una investigación realizada por unos investigadores españoles demuestra que la dieta mediterránea, con aceite de oliva extra virgen y frutos secos es efectiva para revertir el síndrome metabólico.

El síndrome metabólico es una condición que incluye un grupo de factores de riesgo o cuadros clínicos que predisponen a desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Entre ellos están: presión arterial alta o hipertensión, niveles elevados de glucosa en la sangre, niveles elevados de triglicéridos (un tipo de grasa) en la sangre, niveles bajos de colesterol bueno, exceso de grasa alrededor de la cintura y en general, sobrepeso.

En esta oportunidad, unos investigadores españoles de un proyecto denominado PREDIMED, realizaron un estudio para evaluar la eficacia de la dieta mediterránea en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Para lograrlo, reclutaron a hombres y mujeres de 55 a 80 años de edad que tenían mayor riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Luego, se les asignó al azar una dieta: un grupo debía seguir la dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen; otro comía la dieta mediterránea con frutos secos y otro grupo, una dieta baja en grasa. Luego, se analizaron los efectos de la dieta mediterránea sobre el síndrome metabólico en más de 5,800 personas de las cuales, el 64% tenía síndrome metabólico al inicio del estudio.

Al cabo de 4,8 años de seguimiento, las personas que habían seguido la dieta mediterránea complementada tanto con aceite de oliva, como con frutos secos, tuvieron una disminución de su obesidad abdominal o del perímetro de la cintura, así como de sus niveles de glucosa en la sangre. En concreto, el 28,2% de los participantes en el estudio dejaron de tener los criterios que definen la presencia del llamado síndrome metabólico.

Esto demuestra que seguir una dieta mediterránea cuando ya se tiene el síndrome metabólico es efectiva para revertir sus factores de riesgo. Sin embargo, el estudio advierte que no se comprobó que la dieta mediterránea prevenga la aparición de nuevos casos del síndrome, pero de seguro, por ser más saludable, sin duda alguna ayuda a mantener un peso sano y a reducir las posibilidades de sufrir enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2, condiciones asociadas con la obesidad.

Si padeces del síndrome metabólico y tienes dudas acerca de cuál dieta te conviene seguir, consulta con tu médico al respecto. Le podrías mencionar esta investigación. Quizás sería una buena idea intentarla (junto con un plan de ejercicio) y así lograr algo bueno para tu salud.

Más acerca del síndrome metabólico aquí.

Más acerca de la dieta mediterránea aquí.

 

Imagen © Thinkstock / Tiramisu Art Studio

Comentarios