Skip to main content

Los padres de niños de corta edad saben que la vida no tiene momentos de aburrimiento. Pareciera que estos niños quieren frustrar nuestros planes de mantener una casa limpia y sana, ya sea cuando descubren el barro o dibujan con purpurina. No temas; los niños entre los dos y cinco años se encuentran en la edad ideal para aprender nuevos hábitos de maneras muy divertidas, ¡y estas sugerencias pueden ayudarte a mantener una casa limpia!

Pide cooperación de un ayudante voluntarioso: A los niños de corta edad les encanta hacer todo por sí mismos y les encantan los “trabajos importantes”. Enfoca la limpieza de la casa con emoción y entusiasmo (¡exacto, tienes que fingir!). Anima a los pequeños a guardar sus juguetes, botar la basura en el basurero o en el recipiente de reciclaje y a limpiar líquidos derramados. Esto fomenta su naturaleza independiente y les enseña a ser limpios desde muy temprana edad.

Entrenamiento para ir al baño: Tapa la tasa del inodoro y lávate las manos: Cada vez que tiras de la cadena, las partículas de agua que contienen gérmenes y bacterias se dispersan en el aire y llegan a cualquier parte y se depositan en todo lo que se encuentre cerca, ¡incluso tu cepillo de dientes! Enséñales a tus niños a tapar la tasa del inodoro antes de tirar de la cadena, especialmente una vez que la novedad de ver el agua correr y girar haya desaparecido. Inmediatamente después de ir al baño, se deben lavar las manos con agua tibia durante, por lo menos, veinte segundos, cantando dos veces Cumpleaños feliz o Brilla, brilla estrellita.

Baila mientras limpias: ¡Los niños de corta edad tienen una gran imaginación! Es por eso que tu brocha para el rubor se convierte a veces en un plumero. Fomenta la creatividad e incentiva este comportamiento… ¡con el equipo adecuado, por supuesto! Permite que te ayuden a limpiar mientras bailan, utilizado paños para el polvo en las manos y pies. Sube el volumen de su canción favorita y ¡a bailar!

Lava la bañera y los juguetes del baño: Los adultos tienen gérmenes distintos a los de los niños, por lo que debes evitar que los niños se sienten en lugares donde hayan estado sus pies, en especial, las niñas pequeñas. Utiliza una alfombrilla antihongos y lávala con cloro regularmente, según las instrucciones del producto. Asegúrate de mantener secos los juguetes de la bañera en una malla o canasta. Además, lava regularmente aquellos juguetes que contienen agua (aquellos que, al presionarlos, disparan agua) con una solución diluida de cloro, según las instrucciones.

Comentarios