Comparte este artículo:

De vez en cuando, las vías urinarias, o el tracto urinario como suele llamarse, puede infectarse con bacterias. Las mujeres somos las víctimas más comunes de las infecciones urinarias. Si te interesa saber por qué, cómo y cuándo ocurren estas infecciones en el tracto urinario, sigue leyendo. Acá te contamos todos los detalles.

¿Sientes ganas de orinar urgentemente con frecuencia y aunque vas al baño no se te quitan? ¿Te arde cuando orinas? ¿Sientes molestia en la parte baja del vientre? ¿Vas a orinar a cada rato y sólo te sale una pequeña cantidad? Es posible que estos síntomas se deban a una infección en el tracto urinario o una infección urinaria. Los que mencioné son los más típicos y se refieren a la infección en la vejiga.

Si te estás preguntando qué es el tracto urinario, te cuento que está formado por los riñones, los uréteres (los tubos que conectan a los riñones con la vejiga), la vejiga y la uretra (el tubito que saca la orina al exterior). Cualquier parte de las vías urinarias o tracto urinario puede infectarse por una bacteria y entonces se producen los molestos síntomas, que en ocasiones pueden causar dolor. Las infecciones en la uretra y en la vejiga son las más comunes.

¿Cómo ocurren las infecciones urinarias?

Existen bacterias que se encuentran en la piel cerca del recto o la vagina, que pueden ingresar al tracto urinario a través de la uretra. Una vez ahí, viajan hacia arriba hasta alcanzar la vejiga u otras partes de las vías urinarias como los uréteres y los riñones, donde se multiplican.

El sistema urinario está diseñado para evitar que las bacterias lo invadan, pero en ocasiones puede fallar. Por eso es importante tratar de evitarlas identificando las causas más comunes de las infecciones urinarias.

Las infecciones urinarias se dan con más frecuencia en las mujeres por la cercanía de la uretra con la vagina y el ano. A veces, luego de defecar, muchas mujeres no se limpian con cuidado y quedan bacterias en la piel. Luego, al orinar, si se limpian de atrás para adelante, traen esas bacterias a la uretra. Esta causa, digámoslo así, es anatómica.

Otra causa común de las infecciones del tracto urinario en las mujeres son las relaciones sexuales con penetración. Durante el acto sexual, las bacterias que están en la vagina o el recto pueden ser conducidas a la uretra y de ahí, fácilmente se instalan en la vejiga. Además, las mujeres que tienen varios compañeros sexuales o que tienen sexo con más frecuencia son más susceptibles a tener infecciones urinarias que aquellas que son monógamas o rara vez tienen relaciones sexuales.  Es recomendable que cada vez que tengas relaciones sexuales con penetración vaginal, vayas al baño a orinar para ayudar a que las bacterias se expulsen. También se recomienda tomar mucha agua.

Si estás pasando por la menopausia, si tienes diabetes, si estás embarazada o has padecido de infecciones urinarias recurrentes desde que eras niña, tu riesgo de que tengas infecciones en el tracto urinario es mayor.

Las infecciones urinarias en las mujeres se dan más frecuentemente en la uretra y en la vejiga:

Para saber si tienes una infección urinaria, tu médico te pedirá una muestra de orina para analizarla y evaluar, entre otras cosas, la presencia de bacterias. Si es positivo, entonces te recomendará un tratamiento con antibióticos. Si la infección urinaria es tratada pronto, se cura fácil y rara vez conlleva complicaciones. Sin embargo, si no se trata, una infección el tracto urinario puede pasar a la sangre o llevar a que se produzcan infecciones crónicas en los riñones que pueden dañarlos permanentemente. Es por eso que debes estar atenta a los síntomas de las infecciones urinarias para ir al médico de inmediato y recibir el tratamiento necesario.

Pero como siempre vale más prevenir que curar, aunque sea una frase repetitiva, es una buena idea que sepas qué puedes hacer para evitar este tipo de infecciones en el tracto urinario. Toma nota:

  • Toma suficientes líquidos (en especial agua y jugo de arándano)
  • Límpiate de adelante para atrás luego de orinar
  • Orina tan pronto como sea posible luego de tener relaciones sexuales con penetración.
  • Evita el uso de productos irritantes como desodorantes o duchas vaginales o talcos.
  • Asegúrate de vaciar bien la vejiga cuando orinas. Si quedan residuos de orina pueden causarte una infección.

Si sigues estas recomendaciones disminuirás el riesgo de contraer infecciones urinarias.

Y ante cualquier síntoma, visita a tu médico.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / Nerthuz

Comentarios