Comparte este artículo:

Cuando se trata de la salud del corazón, existen muchos exámenes de diagnóstico para evaluar la función cardíaca y visualizar el corazón y los vasos sanguineos. A continuación, la Mayo Clinic describe los principales:

Análisis de sangre: Los análisis de sangre son una manera fácil y relativamente barata de buscar los indicios de alguna enfermedad cardíaca. Algunos exámenes ofrecen información específica, mientras que otros indican el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Un análisis, a menudo solicitado, examina los niveles de la troponina que es una proteína del músculo cardíaco. Los niveles sanguíneos de troponina aumentan poco después de que ocurre el daño cardíaco y permanecen elevados hasta por dos semanas.

Electrocardiograma: Se lo conoce también como ECG. El electrocardiograma detecta aquellas irregularidades en la actividad eléctrica del corazón que pueden contribuir al dolor del pecho o a las palpitación cardíacas.

Ecocardiograma: Esta ecografía del corazón permite que el médico vea cuán bien late y bombea sangre el corazón. Se la utiliza para identificar anomalías en el músculo y válvulas cardíacas, así como para identificar las zonas donde ocurrió algún daño o debilitamiento del músculo cardíaco a consecuencia de un ataque al corazón.

Radiografía del tórax: En los pacientes que sienten que les falta el aire, la radiografía del tórax es capaz de distinguir entre un problema cardíaco, un problema pulmonar y una costilla fracturada. La radiografía del tórax también permite ver las señales de la insuficiencia cardíaca, de la enfermedad cardíaca congénita y de los problemas de las válvulas cardíacas.

Prueba de esfuerzo: Este examen revela si las arterias movilizan suficiente sangre hacia el corazón. Por lo general, el paciente hace ejercicio en este examen que sirve para evaluar los síntomas de dolor del pecho y falta de aire. En el examen, un técnico coloca electrodos sobre el pecho y el manguito del tensiómetro para controlar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. A los pacientes que no pueden hacer ejercicio se les administran medicamentos para hacer que el corazón trabaje más arduamente.

Exploración nuclear del corazón: Se piensa en realizar este examen con los pacientes que tienen dolor del pecho y cuyos resultados de los análisis de sangre y del ECG son inconclusos. El examen permite que el médico visualice el patrón de la circulación sanguínea hacia el corazón, muestra un taponamiento de las arterias coronarias y evalúa cuán buena es la actividad de bombeo del corazón. Un resultado normal en el examen puede servir para descartar la enfermedad de las arterias coronarias como la causa de los síntomas.

A fin de realizar el examen, se inyecta en poca cantidad una sustancia radioactiva en una vena del brazo o de la mano, a través de una vía intravenosa. Una vez absorbida la sustancia, el paciente se recuesta sobre una camilla y se le realiza un serie de imágenes. La exploración generalmente se hace con una tecnología conocida como tomografía computarizada por emisión de fotón único o SPECT, por sus siglas en inglés. Las imágenes se envían a una computadora que crea imágenes tridimensionales.

Angiografía coronaria: Se considera realizar este procedimiento cuando los resultados del examen de sangre y del ECG señalan un problema urgente con los vasos sanguíneos que abastecen al corazón, conocidos como las arterias coronarias. A fin de realizar el examen, se introduce un tubo pequeño dentro de un vaso sanguíneo de la ingle; luego, mediante imágenes radiológicas que sirven de guía, el médico introduce un catéter a través del tubo hasta llegar al corazón y a las arterias coronarias. La angiografía coronaria puede precisar una obstrucción en las arterias y mostrar cuán impedida se encuentra la circulación. En caso necesario, el médico puede destapar de inmediato las arterias y reparar o reemplazar las válvulas cardíacas dañadas, eliminando la necesidad de someterse a una cirugía de corazón abierto.

Tomografía computarizada (TC) del corazón: Este examen muestra el tamaño y funcionamiento del músculo cardíaco, además de revelar la presencia de problemas valvulares. El examen se realiza con el paciente recostado sobre la camilla de una máquina hueca en el centro. A fin de revisar las arterias obstruidas, a veces, se opta en su lugar por la angiografía coronaria por TC, examen que no requiere la introducción de un catéter por la ingle. En caso de descubrirse una obstrucción, la reparación requerirá de otro procedimiento.

Imágenes por resonancia magnética (IRM) del corazón: Este método produce imágenes más claras y detalladas que las otras técnicas por imágenes y se utiliza para diagnosticar la insuficiencia cardíaca inexplicable, para controlar la cardiopatía congénita, para evaluar la circulación sanguínea hacia el músculo cardíaco y para valorar el daño producido por un ataque cardíaco. El paciente se recuesta sobre la camilla de una máquina en forma de tubo que produce un fuerte campo magnético estable, y debe permanecer completamente quieto mientras se realiza el examen que suele durar más que otros métodos por imágenes.

A fin de evaluar la salud del corazón, el médico llevará a cabo un examen físico y averiguará tanto los antecedentes familiares como los factores personales de riesgo. Los mayores factores de riesgo para padecer enfermedad cardíaca son el tabaquismo, la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes y los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas. La determinación de los exámenes más adecuados para el caso se hará en base a la edad, salud general y los signos y síntomas de enfermedad cardíaca del paciente.

 

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

Imagen © iStock / lvcandy

 

Comentarios