Comparte este artículo:

¿Estás buscando el embarazo hace tiempo pero no has tenido éxito? ¿Sabías que aproximadamente un tercio de las parejas que buscan un bebé no logran el embarazo debido a problemas de fertilidad tanto en el hombre como en la mujer? En este artículo te contamos cuáles son las posibles causas de la infertilidad masculina. Si estás en la búsqueda de un bebé con tu pareja, asesórense y no se desanimen, actualmente existen muchos tratamientos que tienen muy buenos resultados.

José Luis y Marcela están tratando de concebir hace más de un año pero no han tenido éxito. Cansados de esperar y preocupados por la situación, Marcela fue en busca de asesoramiento profesional pensando que a la mejor tenía algún problema que le impedía quedar embarazada. Al llegar a casa luego de la consulta, le comentó a su marido lo que dijo el especialista: “tú también debes acompañarme y hacerte algunos estudios”, le dijo.

Así, luego de varios análisis, el médico pudo decirle a Marcela que no había ningún problema con ella. El problema lo tenía José Luis. Esto es algo frecuente en las parejas. Como la mujer es quien queda embarazada, muchas veces se cree que será ella la que tiene el problema para concebir. Sin embargo, se estima que alrededor de la mitad de las parejas con problemas de fertilidad es por alguna causa masculina.

Por eso, es esencial que los hombres se asesoren para determinar las causas y los posibles tratamientos para la infertilidad. En ambos casos, actualmente existen muchos tratamientos que pueden hacer posible la concepción, así que no se desanimen y continúen buscando información y asesoramiento para elegir la alternativa más apropiada para ambos.

En el caso de los hombres, la dificultad para lograr un embarazo con su pareja puede ser por varios motivos. Entre ellos se encuentran:

  • Trastornos con los espermatozoides. Estos pueden no estar completamente desarrollados, tener una forma anormal o ser incapaces de moverse bien. También, puede ocurrir que los espermatozoides sean normales pero que la cantidad que se produce no sea suficiente (oligospermia) o que directamente no se produzcan (azoospermia).
  • Varicocele. Se produce cuando hay venas dilatadas en el escroto (que es piel que recubre a los testículos) que inhiben el desarrollo de los espermas o espermatozoides porque evitan que haya un flujo adecuado de sangre. Se detectan fácilmente durante un examen físico y, de las causas de infertilidad masculina que se pueden corregir, es la más común.
  • Eyaculación retrógrada. Es ocasionada por una falla de los nervios y de los músculos del cuello de la vejiga o de los músculos responsables de la apertura en la uretra (el tubito por donde sale la orina y los espermatozoides al exterior) que no se cierran durante el orgasmo, lo que hace que el semen regrese hasta la vejiga en vez de salir por el pene. A veces se puede reconocer porque el hombre tiene orina turbia luego de la eyaculación y una eyaculación menor o “seca” durante el orgasmo.
  • Tener algún bloqueo que impide la salida de los espermas. Puede deberse a una variedad de factores como infecciones repetidas, cirugía, inflamación u otros problemas de desarrollo.
  • Tener alguna enfermedad, lesión o problema crónico de salud, desde las enfermedades renales (del riñón)  hasta el cáncer del testículo, pasando por enfermedades sistémicas (generales) y trastornos metabólicos (como diabetes), enfermedades de transmisión sexual, trastornos genéticos (como la fibrosis quística) y problemas hormonales.
  • Tener infertilidad inmunológica. Causada por el sistema de defensas del hombre que tenga anticuerpos contra sus propios espermatozoides.
  • Algunos medicamentos (para tratar enfermedades como artritis, depresión, problemas digestivos, infecciones, hipertensión y cáncer) pueden afectar la producción y la función de los espermas, así como la eyaculación.
  • Otros factores relacionados con el estilo de vida, como el fumar cigarrillos, el uso de esteroides, el abuso del alcohol y/o drogas ilegales, la edad, el estrés emocional, el peso y una deficiencia de vitaminas (en los casos de malnutrición por malabsorción) e incluso montar excesivamente en bicicleta.

Muchas veces, estos problemas no tienen síntomas. Otras veces puedes notar signos de alerta, como:

  • Problemas sexuales, como dificultad para alcanzar el orgasmo o mantener la erección.
  • Dolor, hinchazón o bultos en los testículos.
  • Disminución del pelo en la cara y el cuerpo u otros signos de anormalidades relacionadas con las hormonas.

Por eso, no te avergüences y consulta con tu médico. Si después de un año de intentar concebir no lo logran, busquen ayuda profesional para determinar las causas de la infertilidad y de esta forma poder establecer el diagnóstico y poder encontrar el tratamiento adecuado. Hoy en día existen varias opciones que pueden hacer que una pareja con problemas de fertilidad logren el embarazo. En los casos de infertilidad masculina, se estima que más de la mitad pueden corregirse y que el tratamiento ayuda a la pareja a lograr un embarazo a través del coito sexual normal.

Así que caballeros, no le teman a este problema, porque como ven, la infertilidad masculina también suele presentarse con frecuencia y existen tratamientos.

Imágen © iStockphoto.com / iLexx

Comentarios