Skip to main content

La infertilidad no es cosa solo de mujeres, sino que también es un problema que puede afectar al hombre, aunque existe bastante desinformación a este respecto. Y eso a pesar de que hasta el 47% de los casos de incapacidad para concebir y en un 30% de los casos en los que el embarazo no llega a buen término hay factores masculinos que están directamente implicados.

Clínicamente, se diagnostica infertilidad cuando una pareja de hombre y mujer no logra un embarazo después de un año de tener relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos y también cuando una mujer tiene dos o más embarazos fallidos. Los estudios sugieren que después de un año de tener relaciones sexuales sin protección, el 15% de las parejas no logra concebir y que, luego de 2 años, el 10% aún no ha logrado tener un embarazo exitoso. Aproximadamente el 9% de los hombres en edad reproductiva en los Estados Unidos han tenido problemas de fertilidad y en un tercio de las parejas infértiles, el problema lo tiene el hombre.

Un estudio publicado en la reconocida revista científica Journal of Sexual Medicine de la Universidad de California-San Francisco (EE. UU.) demuestra el importante impacto que tiene en el hombre el hecho de conocer que es infértil. La noticia le cae como un “mazazo” o una “cubeta de agua helada”, tanto es así que llegan a compararlo con el estrés que genera cualquier otro diagnóstico de enfermedad grave. Según este estudio, el hecho de no poder tener descendencia se relaciona con el sentido de la virilidad más primitivo, por tanto, afecta a lo más íntimo. Algunos hombres creen que hablar de ello es un tabú, por lo que no encuentran apoyo, algo que es muy importante en estas situaciones.

Muchas causas para un único problema

La infertilidad masculina, al igual que sucede con la femenina, no tiene un único origen sino que puede responder a múltiples causas. “En general es un problema multifactorial y, en muchas ocasiones, de causa desconocida. Puede ser debida a factores congénitos, traumáticos, infecciones, por alguna intervención, provocada por alguna medicación”, explica el Dr. Guillermo Gauthier, ginecólogo especializado en reproducción asistida y fundado de Centro de Fertilidad, con centros en Barcelona, Sabadell y Bilbao (España).

Según el experto estas son las principales causas de la infertilidad masculina, aunque no las únicas y puede haber muchas otras:

  • Obesidad: está relacionada con cambios hormonales que pueden afectar a la fertilidad.
  • Tabaco: produce una disminución en la concentración, morfología normal y movilidad de los espermatozoides y además puede aumentar su fragmentación.
  • Estrés: afecta al sistema hormona, disminuyendo la producción de espermatozoides.
  • Drogas como la marihuana o la cocaína: disminuyen la concentración y alteran el ADN de los espermatozoides.
  • Ejercicio físico extenuante.

También hay otra serie de condiciones que pueden afectar a la fertilidad masculina:

  • La contaminación.
  • Los pesticidas.
  • Radiaciones.
  • Calor excesivo.

Y aunque en los hombres no existe la menopausia como en las mujeres, que es cuando ellas pierden la capacidad reproductiva, la edad también es un factor a tener en cuenta. “De hecho, algunos estudios han demostrado que a partir de los 45 años la fertilidad y el proceso reproductivo se ven afectados. Es decir, a estas edades disminuye la calidad y la cantidad del semen y aumentan las anomalías genéticas de los espermatozoides”, advierte el especialista.

Factores médicos tras la infertilidad

Además de todos estos factores de riesgo que pueden ocasionar la infertilidad masculina, también es posible que haya condiciones médicas que la ocasionan. Al hablar de causas médicas en la infertilidad del hombre hay que diferenciar entre dos grandes grupos. Por un lado estarían las enfermedades cromosómicas y genéticas. “Hay patologías que provocan que el niño nazca con anomalías en el número o estructura de sus cromosomas. Esto, a su vez, puede conllevar nula producción de espermatozoides o una producción reducida y alteraciones genéticas como la fibrosis quística, en la que el niño nace sin conductos deferentes, que son los canales que transportan los espematozoides”, indica el Dr. Gauthier.

Además, en una segunda rama, desde el punto de vista urológico hay otros problemas que pueden provocar infertilidad masculina como varicocele, lesiones que afectan directamente a los testículos, enfermedades inflamatorias, prostatitis, infecciones urinarias, infecciones cercanas al testículo y tumores testiculares como carcinomas.

¿Hay síntomas que pueden advertir de la infertilidad?

Uno de los principales problemas para poder detectar un problema de fertilidad masculina es que, por norma general, no existen síntomas y esta solo se detecta después de intentar tener hijos y no lograr con éxito un embarazo. Pero en otras ocasiones, puede haber señales que avisen de que algo sucede.

“Existen problemas en la función sexual que pueden indicar problemas de fertilidad, como la dificultad para eyacular o el bajo volumen del eyaculado”, indica el ginecólogo. “Además, otros síntomas pueden ser la disminución del deseo sexual, la dificultad para mantener la erección, el dolor, la inflamación o los bultos en la zona testicular”.

¿Cómo se resuelven los problemas de infertilidad masculina?

“Dado que la infertilidad masculina puede obedecer a causas muy diversas, también existen diferentes soluciones”, constata el Dr. Gauthier. Entre ellas, pueden citarse:

  • Cirugía para tratar algunas patologías urológicas.
  • Terapias médicas convencionales para tratar infecciones.
  • Tratamientos psicológicos y médicos para los problemas en las relaciones sexuales.
  • Tratamientos hormonales.
  • Técnicas de reproducción asistida.

 

Por Miguel Ramudo
Copyright © 2022 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Syda Productions

Comentarios de nuestra comunidad