Comparte este artículo:

La maternidad es un tema que tarde o temprano toda mujer se plantea. Pero los tiempos han cambiado y esta inquietud en muchos casos no llega hasta después de los treinta años, cuando muchas ya han logrado la estabilidad profesional y emocional que desean. Como dicen por ahí, es inevitable que el reloj biológico empiece a correr y es entonces cuando la posibilidad de ser mamá, puede pasar a un primer plano. Sin embargo, cuando una mujer en edad fértil ha tenido o tiene cáncer, y ese momento coincide con el deseo de tener un hijo, surge una cuestión de suma importancia: ¿puede quedar embarazada?

La mayoría de los oncólogos recomiendan esperar entre 2 y 5 años después de haber recibido tratamiento para el cáncer antes de embarazarte. ¿La razón? la mayoría de los cánceres pueden aparecer de nuevo en este lapso de tiempo, y es de suma importancia asegurarte de que estás sana antes de empezar a tratar de quedar embarazada. Pero cada caso es diferente y lo mejor es consultar con tu médico.

Muchas mujeres que han quedado embarazadas después de sobrevivir a esta enfermedad, lo ven como una señal divina de que tenían un gran propósito para seguir vivas: ser madres. Muchas de estas mujeres se han sorprendido de sí mismas, pues es obvio que luego de escuchar las palabras “tienes cáncer”, lo último en que pensaron fue en tener un hijo. Pero aún así, su deseo de ser madres se mantuvo y el nacimiento de un hijo representa también un nuevo nacimiento para ellas mismas. ¿Te imaginas? después de haber estado tan cerca o tan consciente de la posibilidad de morir, dar vida a un nuevo ser no puede ser visto sino como un nuevo empezar por todo lo alto.

De todas formas, no se puede hablar en términos absolutos sobre la maternidad después del cáncer. Las posibilidades y el lapso de tiempo ideal varían de acuerdo al tipo de cáncer, la edad y la severidad del tratamiento. Los oncólogos explican que el embarazo es una gran oleada de hormonas y que si tú has tenido un cáncer que es sensible a ellas, como el cáncer del seno, por ejemplo, puede ser preocupante la posibilidad de que vuelva a aparecer.

También debes saber que algunos tratamientos para el cáncer pueden causar infertilidad. Por ejemplo, la radiación y la quimioterapia pueden ocasionar que una mujer sufra de menopausia temprana. En otros casos, como el de cáncer cervical avanzado, es probable que sea necesario remover todo el órgano reproductor. Por esto, es muy importante que hables con tu médico acerca de la fertilidad antes de someterte a un tratamiento. Una de las opciones que muchas parejas toman es la fertilización in vitro.

La preocupación de las mujeres que quieren ser madres después del cáncer, es de si hay posibilidades de malformaciones congénitas. Sin embargo, dicen los especialistas, que no hay datos concretos que indiquen que las malformaciones puedan aumentar en mujeres que hayan sido sometidas a quimioterapia, o en hombres que hayan dejado embarazadas a sus esposas luego de ellos haber tenido cáncer. Lo mejor para estar tranquilos es hacerse algún estudio genético y asistir a tus cuidados durante el embarazo.

Y es sabido que los milagros muchas veces dejan a la ciencia sin palabras. Tengo varias pacientes que han tenido cáncer y ahora son madres, como una que recientemente quedó embarazada luego de tener cáncer ovárico y su bebito tienen 5 meses. Ella ya quiere otro bebé y está agradecida con la vida por esa oportunidad. Así que si es tu caso, mantén la mente positiva, ¡todo es posible!

Este artículo de la Dra. Aliza fue publicado originalmente en People en Español.

Copyright © Time Inc., 2009. Todos los derechos reservados.

Comentarios