Skip to main content

Cuando empieza la temporada de calor cada año en la primavera y el verano, generalmente aumenta el número de garrapatas y de mosquitos. Las garrapatas (o “ticks” en inglés) diseminan varias enfermedades. Algunas pueden ser muy peligrosas. En esta columna aprenderás cuáles son las más comunes, y cómo puedes prevenirlas.

Las garrapatas, que se alimentan de la sangre cuando pican, frecuentemente se asocian con caminatas y campamentos en los bosques, pero en realidad, debido al cambio climático, las garrapatas ahora también se encuentran en áreas cubiertas de pasto o arbustos en áreas urbanas. Se pueden encontrar en parques, en nuestro jardín y hasta en nuestra mascota. Estos pequeños arácnidos son muy prevalentes y, desgraciadamente, transmiten algunas enfermedades como la enfermedad de Lyme, la fiebre maculosa de las Montañas Rocallosas y la babesiosis. 

De acuerdo con un reporte por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las enfermedades causadas por picaduras de mosquitos, garrapatas y pulgas se triplicaron del 2004 al 2016 en los Estados Unidos. Aunque admitieron que el número real de casos probablemente era mayor de los 96.000 casos que reportaron en 2016, ya que los casos ligeros generalmente ni se reconocían, ni se reportaban. El director de la División de Enfermedades Transmitidas por Vectores de los CDC, Lyle Petersen, quien produjo ese reporte, dijo que los cambios climáticos estaban contribuyendo, ya que la cantidad de virus en el mosquito o garrapata que pica, ha aumentado debido al aumento en el calor y eso hace que entre más virus en la persona y haya más riesgo de infección. Además, la temporada de calor es más larga y eso extiende la temporada de las garrapatas, exponiendo más tiempo a las personas a ser picadas.

Las enfermedades transmitidas por las garrapatas representan más del 75% de las enfermedades por insectos que se reportaron en todos los Estados Unidos, pero eran mucho más frecuentes en la parte este del país y en la costa del pacífico. 

Cabe mencionar que, durante el reporte de Petersen, surgieron patógenos nuevos y otros se diseminaron en lugares en donde no habían estado. 

Entre las enfermedades que transmiten las garrapatas a los humanos se encuentran:

La Anaplasmosis, que es causada por la bacteria Anaplama phagocytophilum que es transmitida por una garrapata de patas negras y una garrapata occidental de patas negras. Las personas pueden desarrollar fiebre, dolor de cabeza, fiebre y dolores musculares.

La Babesiosis, que es causada por el parásito Babesia microti (casi siempre) que infecta los glóbulos rojos. Es transmitida por una garrapata de patas negras. Muchas personas pueden no tener síntomas. Algunos desarrollan fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor de cuerpo, cansancio y/o náuseas.

La enfermedad de Lyme, que es causada por la bacteria Borrelia burgdorferi y se transmite por la picadura de unas garrapatas de patas negras. Los síntomas típicos incluyen fiebre, dolor de cabeza, cansancio, y una erupción en la piel que se conoce como eritema migrans.

La fiebre maculosa de las Montañas Rocallosas o Rocosas, que es una enfermedad bacteriana trasmitida por la picadura de una garrapata de un perro que está infectado. Los que la contraen generalmente desarrollan fiebre, dolor de cabeza y una erupción o sarpullido en la piel.

La Ehrlichiosis, que es causada por las bacterias Ehrlichia chaffeensis, E. Ewingii o E. Muris eauclairensis. Se transmite por la picadura de una garrapata conocida como estrella solitaria o de patas negras. Los síntomas pueden incluir fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares y, a veces, náuseas.

• La enfermedad de Powassan, que es causada por un virus que se transmite por la picadura de una garrapata de patas negras o de una garrapata marmota. Algunos no desarrollan síntomas. Otros pueden desarrollar fiebre, dolor de cabeza, debilidad y vómito. En casos severos puede haber confusión, dificultad para hablar, falta de coordinación y convulsiones. Uno de cada 10 puede fallecer. La mitad de los que sobreviven la enfermedad severa pueden tener complicaciones a largo plazo como dolores de cabeza recurrentes, dificultad con la memoria y pérdida en la masa muscular y la fuerza.

La Rickettsiosis, que es transmitida a los humanos por la garrapata de la costa del golfo por la bacteria Rickettsia parkeri. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, erupción en la piel, pero también incluyen la aparición de una escara o costra de inoculación en el sitio de la picadura de la garrapata. La escara no es común en los casos de la fiebre maculosa de las montañas rocosas.

• La Tularemia, que es una enfermedad bacteriana causada por Francisella tularensis. Generalmente afecta a animales salvajes, pero se puede transmitir a los humanos. Las garrapatas que les transmiten la bacteria a los humanos incluyen la garrapata de los perros y la garrapata conocida como estrella solitaria. La bacteria se puede transmitir por ingestión, inhalación, contacto directo con las membranas mucosas y la piel rasgada o lastimada, o por la picadura de la garrapata. Existen seis formas diferentes de tularemia. Los síntomas dependen de cómo se infecta la persona.

La fiebre recurrente transmitida por garrapatas, que es una enfermedad bacteriana que se transmite a los humanos de la picadura de garrapatas suaves infectadas. Se han reportado casos en 15 estados en Estados Unidos y se han asociado a dormir en cabinas rústicas y casas de vacaciones. Como su nombre lo indica, puede causar brotes recurrentes de fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y de las articulaciones y náusea. Hay diferentes tipos y severidad. Ocasionalmente se desarrolla una erupción en la piel.

En agosto del 2020 se descubrió una garrapata asiática de cuernos largos. Es la primera garrapata invasora que llega a Estados Unidos en 80 años. Esta es capaz de transmitir varias enfermedades severas tanto a los humanos como a los animales. Es originaria de China, Japón, la Península de Corea, el extremo oriente de Rusia y se ha establecido en Australia y Nueva Zelanda. En Estados Unidos se le ha encontrado en Arkansas, Connecticut, Maryland, Nueva York, Carolina del Norte, Pensilvania, Virginia y Virginia del Oeste. Hasta ahora no se han reportado casos de enfermedad en humanos en este país, pero en Asia ha causado una fiebre hemorrágica severa que mata al 30% de las personas que la padecen.

Los expertos predicen que este año va a ser un año en que hay que estar especialmente alerta a las picaduras de las garrapatas ya que, después de estar encerrados por la pandemia, mucha gente va a querer pasar tiempo fuera de casa al aire libre, caminar por las montañas, salir de vacaciones a lugares rústicos, en fin, estar en situaciones en que se puede estar expuesto a las garrapatas. De acuerdo con los epidemiólogos, aunque los meses principales para la enfermedad de Lyme son de marzo a julio, siendo los meses pico junio y julio, las garrapatas se están volviendo una amenaza todo el año en Estados Unidos. Y aunque hay docenas de especies de garrapatas, la responsable de más enfermedades en los humanos es la garrapata de patas negras que también se conoce como la garrapata del venado (que es la que transmite la enfermedad de Lyme).

En mi próxima columna te explico las recomendaciones de los CDC para prevenir las picaduras por las garrapatas, cómo quitarte una garrapata si se adhiere a tu piel y cuándo debes acudir al médico.

Copyright © 2021 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Evgeniyqw

Comentarios