Skip to main content

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra del 1 al 7 de agosto. Instaurada por OMS/UNICEF en 1992, en la edición de este año se centra en aumentar la capacidad de los responsables de proteger, promover y apoyar la lactancia materna en distintos niveles de la sociedad, principalmente por la educación. 

¿Qué retos existen en este campo? Responde la Dra. Susana Ares, coordinadora del área de lactancia materna del Comité de Nutrición y Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría: “las tasas de lactancia se vieron reducidas por la pandemia, porque se ignoraba cómo se contagiaba el coronavirus y se pensaba que se podía producir por la lactancia. Pero el miedo al contagio al bebé mediante leche materna hizo que se interrumpiera. Si se vio que se transmitían los anticuerpos de las madres que se habían infectado, pero también los anticuerpos producidos por las vacunas. Por tanto, el hecho de demostrar que sigue habiendo muchos beneficios, ha hecho que la lactancia se haya recuperado. Aunque los países que tienen tasas de lactancia bajas están tardando en volver a la normalidad, porque la lactancia se ve influida por factores políticos, sociales y económicos”.

Los grupos de apoyo a la lactancia juegan un papel fundamental y también han regresado a la normalidad tras el paréntesis de la pandemia. Y también las reuniones en los centros de salud, con información de las matronas, enfermeras de pediatría y sanitarios a las futuras madres. “El apoyo de una madre que ha tenido la misma experiencia o con problemas similares es muy importante para resolver dudas, sobre todo en madres primerizas”, explica. 

Para la doctora Ares, la lactancia materna “es la alimentación ideal para un recién nacido, porque está hecha a medida del bebé humano, con todos los componentes nutricionales, antiinfecciosos, protectores y de maduración y crecimiento. Otros beneficios de la leche materna son:

  • Disminuye hasta en un 70% las infecciones respiratorias y de oído
  • Protege frente a la diabetes infantil y la obesidad a largo plazo
  • Reduce en un 50% las posibilidades de muerte súbita
  • Menos enfermedad cardiovascular y diabetes tipo I y II
  • Disminuye el riesgo de desnutrición
  • Al ser de fácil digestión, reduce los cólicos del bebé
  • Favorece el desarrollo emocional e intelectual y previene problemas de salud mental

Las madres que amamantan a sus bebés también tienen beneficios:

  • Reduce el riesgo a largo plazo de tener hipertensión arterial, la diabetes tipo II 
  • A largo plazo, previene el cáncer de mama y de ovario
  • Previene de la anemia, la osteoporosis y la depresión post-parto
  • Ayuda a la recuperación tras el parto, ya que el útero regresa con más facilidad y hay menos hemorragias postparto
  • Favorece el vínculo con el bebé
  • Permite recuperar el peso previo al embarazo

La Organización Colegial de Dentistas de España también destaca que la lactancia materna mejora en el bebé:

  • Musculatura: El ejercicio que supone para el lactante obtener su alimento fortalece la musculatura oral y el desarrollo armónico de la mandíbula, promueve una correcta forma del paladar y aumenta el flujo de saliva
  • RespiraciónEl crecimiento inadecuado de la mandíbula afecta a la respiración del bebé y, como consecuencia, influye en el sueño, en la memoria y en la concentración.
  • Habla: La posición de los labios en el pezón favorece el desarrollo alrededor de la boca (perioral) y la posterior pronunciación de fonemas. 

Asimismo, en cuanto a higiene oral en la lactancia, los dentistas recomiendan:

  • Mantener las encías del bebé limpias, masajeándolas con una gasa húmeda
  • No meterse el chupón/chupete en la boca ni compartir cubiertos, vasos, etc., para evitar intercambiar las bacterias que causan enfermedades orales.
  • Cuando salgan los primeros dientes, comenzar con el cepillado, usando pasta dentífrica fluorada (del tamaño de un grano de arroz).
  • Cuando cumpla su primer año, pedir cita con el dentista

Otras ventajas destacadas es que:

  • Se puede alimentar al bebé en cualquier momento
  • No tiene que comprarse, ni prepararse ni almacenarse
  • Favorece el ahorro familiar
  • La lactancia es ecológica: ahorra el agua que se usa en lavar y esterilizar biberones, el papel, el plástico, el aluminio o la gasolina que se necesitarían para transportar leche de fórmula

“Queda pendiente el apoyo institucional: las autoridades deben apoyar la lactancia materna como inversión de futuro: evita infecciones e ingresos hospitalarios, por lo que reduce los costes sanitarios. Y deben crearse más bancos de leche materna. La sociedad y los medios de comunicación también lo deben ver como algo positivo y que normalice amamantar en cualquier sitio. Y que las familias apoyen a las madres lactantes”, concluye la Dra. Ares.

 

Javier Granda Revilla
Copyright © 2022 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Africa Studio

Comentarios de nuestra comunidad