calcio
Comparte este artículo:

El calcio es un mineral indispensable para tener huesos y dientes fuertes. Pero también lo necesita nuestro cuerpo para las contracciones musculares, la coagulación sanguínea, los latidos del corazón y la liberación eficaz de los neurotransmisores.

El calcio se obtiene principalmente de los alimentos, principalmente los lácteos como la leche, el queso y el yogurt. También se encuentra en algunas verduras de hoja verde come el brócoli y la col (el repollo), en el salmón y las sardinas, en las almendras y en los frijoles o habichuelas.

Si por alguna razón no alcanzaras consumir suficiente calcio en la dieta, también existen suplementos. Estos pueden ser importantes para las mujeres con problemas de densidad ósea, como la osteoporosis. Pero hay que tener cuidado con ellos ya que el exceso de calcio o hipercalcemia puede provocar estreñimiento, náuseas, vómito, dolor abdominal, mucha sed, frecuencia para orinar, debilidad muscular, apatía, depresión, irritabilidad, confusión, dolor en los huesos, y hasta disminución en la estatura…

Asegúrate de incluir calcio en tu alimentación y pregúntale a tu médico si requieres suplementación. Como muchas cosas en la vida, más no siempre es mejor.

 

Imagen © iStock / Sergey Zavalnyuk

Comentarios