Skip to main content

El 10 de mayo se celebra el Día Mundial del Lupus, una enfermedad del sistema inmune que afecta a millones de personas. Entérate quién está en mayor riesgo de desarrollarlo, cuáles son los síntomas, los tratamientos y cuál es el médico especializado en tratarlo.

Así como en febrero se celebra el mes del corazón para crear conciencia acerca de las enfermedades relacionadas al corazón y la gente se viste de rojo, en el mes de mayo mucha gente se viste de morado para crear conciencia sobre una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo: el lupus. La idea es crear conciencia acerca de esta enfermedad, educar a las personas y, para las que deseen, incluso recaudar fondos a través de diferentes fundaciones de lupus.

El lupus es una enfermedad autoinmune; es decir, el sistema inmune (de defensa) de una persona ataca los propios tejidos y órganos del cuerpo, ocasionando inflamación y dependiendo de la severidad, otros daños.  El tipo más común de lupus es el lupus eritematoso sistémico o LES (SLE, por sus siglas en inglés), que afecta diferentes partes del cuerpo, incluso órganos internos.

Según la Fundación Americana de Lupus, 1,5 millones de estadounidenses, y al menos cinco millones de personas en todo el mundo, padecen alguna forma de lupus.

No se sabe con certeza la causa o causas de esta enfermedad.  Se piensa que podría ser el resultado de una predisposición genética combinada con algo en el ambiente. Entre los posibles desencadenantes en el ambiente podrían estar las infecciones, la susceptibilidad de algunas personas a los rayos ultravioletas del sol, o a algunos medicamentos, incluyendo hormonas. 

En cuanto al riesgo de desarrollar lupus, esta condición afecta principalmente a las mujeres entre los 15 y los 44 años. De hecho, las mujeres son el 90% de las personas afectadas con esta enfermedad, aunque también se puede presentar en los hombres, los adolescentes y los niños.

Y las personas de raza negra, los hispanos o latinos y los asiáticos tienen lupus con más frecuencia que los de raza blanca.

El lupus puede afectar diferentes partes del cuerpo.  En algunas personas, el lupus podría ser una enfermedad menor con sólo un sarpullido o erupción en la piel; mientras que, en otras, podría ser una enfermedad grave, causando inflamación en el cerebro, los pulmones, el corazón y/o los riñones, pudiendo incluso ser mortal. 

El LES puede ser difícil de diagnosticar debido a que sus signos y síntomas no son específicos y se parecen a los de otras enfermedades. Puede variar de leve a severo. Los síntomas dependen de la severidad y el y/o los órganos que se vean afectados. Entre los posibles síntomas están:

  • Fiebre, malestar general y náuseas.
  • Pérdida del apetito y de peso.
  • Ansiedad, ataques de pánico, depresión.
  • Dolor muscular, con dolor e inflamación (hinchazón) de las articulaciones.
  • Sarpullido (erupción) en forma de mariposa en las mejillas y la nariz.
  • Sensibilidad de la piel a la luz del sol, que provoca un salpullido (erupción) extendido (esto se conoce como fotosensibilidad de la piel).
  • Caída del cabello.
  • Úlceras dolorosas en la boca, la nariz y las áreas genitales.
  • Dolores de cabeza, convulsiones, dificultad para concentrarse y alucinaciones.
  • Problemas del corazón (como arritmias e insuficiencia cardíaca).
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Resequedad en los ojos.
  • Pérdida de la visión.

El tratamiento del LES depende de la severidad de la enfermedad. Incluye medicamentos como anti-inflamatorios y medicamentos para el dolor (entre ellos: aspirina, acetaminofén, medicinas del grupo de los anti-inflamatorios no esteroides que incluyen al ibuprofeno o naproxeno entre ellos; y los esteroides. Obviamente no se dan todos juntos.

A veces, si es necesario, se pueden agregar medicamentos de otros grupos como: hidroxicloroquina (Plaquenil) o cloroquina (Aralen), que disminuyen la producción de anticuerpos. Estos toman meses en actuar.  También se pueden utilizar inmunosupresores que controlan la inflamación en el sistema inmunitario. 

Hay medicinas que son específicas para el riñón (Nefritis Lúpica) como el Voclosporin.

Hay otras como: ciclofosfamida, metotrexate, azatioprina y el belimumab (que es el medicamento más reciente en ser aprobado por la FDA en 2011 para el tratamiento de lupus). Estas medicinas no son sólo para el riñón. 

Actualmente no existe cura para el lupus, pero los tratamientos médicos y cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlarlo. Los especialistas en el diagnóstico y el tratamiento del lupus son los reumatólogos. Informarse es el primer paso.

 

Copyright © 2021 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Vanatchanan

Comentarios