Skip to main content

En el mundo el 31% de las muertes tienen como responsable a las enfermedades cardiovasculares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Estados Unidos en 2019 estas enfermedades cobraron la vida de más de 870 mil personas, de acuerdo con la American Heart Asociación. Estos números doblan a la mortalidad generada por todos los tipos de cáncer unidos.  En 2019 sólo el 44% de las mujeres de Estados Unidos sabían que estas enfermedades eran la principal causa de muerte. Donde se considera que, en promedio, el primer infarto en mujeres ocurre a los 72 años.

La menopausia y el sistema cardiovascular

La menopausia es un momento de cambios en la mujer. Algo para tener en cuenta en esta etapa de la vida es el sistema cardiovascular. Principalmente porque se estima que 5 de cada 100 mujeres desarrollan una enfermedad cardiovascular posterior a su menopausia. Ahora, es importante aclarar que pasar por la menopausia no causa enfermedades cardiovasculares como tal, pero marca un punto en la edad de la mujer donde los factores de riesgo cardiovasculares pueden acelerarse y es crucial tenerlos en consideración.

Las enfermedades cardiovasculares son múltiples. En general corresponden a un término para problemas que ocurren en el corazón y los vasos sanguíneos. Por la importancia que tiene la sangre para llevar el oxígeno, nutrientes y desechos a todo el cuerpo, cualquier dificultad para el movimiento de este líquido biológico supone un riesgo imperante que debe ser tratado y monitorizado constantemente. De acuerdo con MedlinePlus, del NIH (Instituto de salud nacional, por sus siglas en inglés) podemos reconocer algunas, tales como:

  • Aterosclerosis: acumulación de grasa y colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos. Esto estrecha el espacio por donde puede pasar la sangre y eventualmente si se obstruye completamente, por ejemplo, las arterias que oxigenan y alimentan el corazón puede ocurrir un ataque cardiaco. 
  • Hipertensión: aumento de la presión sanguínea, lo que reduce el tamaño de los vasos sanguíneos y la sangre se mueve más rápido. Esto lleva a que el corazón trabaje mucho más y puede llevar a una cardiopatía coronaria, es decir el corazón se vuelve rígido o débil, no pudiendo cumplir de manera correcto con su cometido. De 100 personas que mueres por esta causa 52 son mujeres.
  • Accidente cerebrovascular: ocurre cuando por falta de flujo sanguíneo al cerebro este no logra oxigenarse y alimentarse. Normalmente sucede porque un vaso sanguíneo se obstruye por un coágulo de sangre, uno de los principales factores de riesgo es la presión sanguínea alta, así como la aterosclerosis. De Cada 100 personas que mueren por esta causa 60 son mujeres.

Factores de riesgo posterior a la menopausia

Una investigación sobre la mortalidad cardiovascular en mujeres de entre 50-103 años, que ya pasaron por la menopausia, liderada por el Dr. José Quesada del grupo de investigación Cardiovascular de la Universidad Miguel Hernández de Elche en Alicante, España, señala que:

  • El consumo de verduras solo una vez a la semana en oposición a 3 veces por semana, aumenta en 78% el riesgo a morir por una enfermedad cardiovascular
  • El consumo de tabaco, por su parte, aumenta en 82% el riesgo de mortalidad
  • Dormir mucho, por sobre las 9 horas, aumenta en un 80% el riesgo de mortalidad
  • Tener actividad principalmente sentado la mayor parte del tiempo lleva a tener casi un 300% de riesgo en las mujeres post menopausia

Junto a estos, la OMS reconoce que otros factores de riesgo son:

  • Antecedentes familiares de enfermedades cardíacas
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Obesidad
  • Apnea del sueño

¿Qué medidas se pueden tomar para disfrutar de esta feliz etapa?

De acuerdo con la Mayo Clinic, lo ideal es tener un estilo de vida saludable a lo largo de todas las edades, pero principalmente el foco debe ponerse posterior a la menopausia, debido a que las posibilidades de aumentar los niveles de sobrepeso, acumulación de placas en los vasos y la hipertensión aumenta. Por lo que para mantener las arterias sanas se debe:

  • Dejar de fumar
  • Tener una dieta equilibrada, consumiendo alimentos saludables
  • Hacer ejercicio en forma regular
  • Mantener un peso saludable
  • Controlar y mantener la presión arterial saludables
  • Controlar y mantener los niveles saludables de colesterol y glucosa en la sangre
  • Visitar regularmente al médico de cabecera.

 

Por Carlos Diego Ibáñez
Copyright © 2022 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©istockphoto.com / tumsasedgars

Comentarios de nuestra comunidad