Comparte este artículo:

La inflamación vinculada a enfermedades crónicas como la diabetes, la enfermedad del corazón, el cáncer y el Alzheimer

Hay un dicho que dice que “eres lo que comes”. Y si pensamos, a través del tiempo, nuestro cuerpo responde a lo que le damos, a veces el mismo día. Si no le damos suficiente agua y se deshidrata, responde de cierta manera. Si le damos comida chatarra, responde de otra. Y ahora, unos expertos dicen que algunos alimentos pueden contribuir a combatir o a promover la inflamación que, a su vez, se puede asociar a algunas enfermedades crónicas como la diabetes, la enfermedad del corazón, el cáncer, el Alzheimer y otras. Sigue leyendo para que veas qué se recomienda comer y que se recomienda limitar o evitar.

No nos debería de llamar la atención pero los alimentos que no son saludables y que se han asociado al desarrollo de algunas enfermedades crónicas como la diabetes y las enfermedades del corazón, también contribuyen a la inflamación. Me refiero a los carbohidratos (azúcares) refinados, las sodas (los refrescos), las papas fritas y otros alimentos fritos. Además estos también aportan al aumento de peso que es otro factor de riesgo para la inflamación y para el desarrollo de varias enfermedades.

O sea, el sistema inmunológico o de defensa del cuerpo ha creado el proceso de inflamación para proteger al cuerpo de sustancias que considera extrañas. Como los microorganismos (virus, bacterias, etc.), una sustancia química, el polen en el ambiente, etc. Es un mecanismo necesario y útil en caso de irritación, lesión o infección. Pero cuando la inflamación persiste y se convierte en algo crónico, puede ser negativo para la salud. Varias enfermedades se han asociado a inflamación crónica en el cuerpo: la diabetes, la artritis, la enfermedad del corazón, el cáncer y la depresión, entre otras.

Afortunadamente, de acuerdo al Dr. Hu, profesor de nutrición y epidemiologia del Departamento de Nutrición del Harvard School of Public Health además de evitar los alimentos que contribuyen a la inflamación, existen varios alimentos que la combaten.

Entre los alimentos que se recomienda evitar o limitar lo más posible porque contribuyen a la inflamación, se encuentran:

  • Los carbohidratos refinados (azúcares refinados)
  • las sodas (refrescos)
  • la margarina y la manteca
  • la carne roja y las carnes procesadas (salchichas, etc.)
  • las papas fritas y otros alimentos fritos

Entre los alimentos que se recomienda consumir porque combaten la inflamación se encuentran:

  • Las almendras, como otros alimentos en esta lista, contienen grasas mono-insaturadas (saludables para el corazón). Además proporcionan proteínas, magnesio, vitamina E y manganeso. Disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Unas cuantas almendras hacen que nos sintamos satisfechos por lo que aunque son altas en calorías, no es necesario comer muchas.
  • Las nueces de árbol contienen grasas mono-insaturadas y ácidos grasos omega 3 (saludables para el corazón), vitamina E, proteínas, minerales y fito-químicos. Sin embargo, unas cuantas dan una sensación de saciedad. Es importante prestar atención al tamaño de la porción por las calorías.
  • El aceite de oliva, que es alto en grasas mono-insaturadas y polifenoles. Es saludable para el corazón, un alimento importante en la dieta Mediterránea. Reduce el colesterol alto y podría prevenir algunos tipos de cáncer.
  • Los tomates o jitomates tienen un alto contenido en licopeno (un antioxidante) además de vitamina A y C. Por cierto, es más fácil obtener el licopeno cuando se calienta, por lo que podrías considerar prepara los tomates en salsas o sopas.
  • La espinaca contiene luteína (relacionada a la vitamina A y el eta-caroteno), hierro, vitamina K y ácido fólico, es aja en calorías y su consumo se ha asociado a una reducción en la degeneración macular.
  • La col rizada contiene luteína, zeaxantina, potasio, calcio, hierro, magnesio, vitamina A, C y K. Es baja en sodio y en calorías. Podría disminuir el riesgo de desarrollar cataratas, degeneración macular y ateroesclerosis.
  • La acelga tiene un alto contenido de antioxidantes, minerales, además de vitamina A y K y de ser muy bajo en calorías.
  • Las fresas o frutillas son altas en antioxidantes y vitamina C, otras vitaminas y minerales. Tiene poderes anti-inflamatorios como los otros alimentos.
  • Los arándanos azules (blueberries) contienen polifenoles que son antioxidantes que podrían ayudar a reducir ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.
  • Las cerezas agrias tienen un alto contenido en antocianina, que son antioxidantes y podrían tener un efecto antiinflamatorio.
  • Las naranjas, además de fibra, vitamina C y potasio, contienen ácido fólico. Ayudan a mantener el corazón y el sistema inmunológico (de defensa) en buenas condiciones.
  • El salmón tiene un alto contenido de ácidos omega 3 que son buenos para el corazón y para mantener el colesterol bajo control. Otros pescados con alto contenido en ácidos omega 3 incluyen el atún las sardinas y la macarela. Se recomienda comerlos  veces a la semana.
  • El aguacate o palta, que contiene grasas mono-insaturadas (que son estupendas para el corazón). Es alto en potasio, fibra, vitaminas C,A,E y B y en magnesio y bajo en sodio.
  • El brócoli, alto en antioxidantes, proporciona vitamina C y A, potasio y calcio. Pertenece a los vegetales crucíferos que se han asociado a la reducción de ciertos tipos de cáncer.
  • Las zanahorias contienen beta-caroteno que el cuerpo convierte a vitamina A que es un antioxidante potente. Además contiene luteína y zeaxantina, vitamina C, vitamina E y fibra y son bajas en calorías.
  • Los frijoles o habichuelas contienen antioxidantes, minerales, vitaminas del complejo B y vitamina K. Son una fuente estupenda de proteína vegetal antiinflamatoria. Podrían ayudar a la prevención de la diabetes y la enfermedad cardiovascular
  • La batata o camote tiene un alto contenido en vitamina A y beta-caroteno, ambas antioxidantes. También contienen fibra, potasio, vitamina C, K y complejo B.

Todos tenemos únicamente un cuerpo. No podemos cambiar los genes (la herencia) que tenemos pero si podemos influenciar el ambiente y cuidar el cuerpo que tenemos. Cómo lo alimentamos, si hacemos ejercicio, si hacemos los chequeos y los exámenes de prevención y las inmunizaciones (vacunas) recomendados de acuerdo a nuestra edad pueden hacer una gran diferencia. Combatir la inflamación está en tus manos.

 

Imagen © iStock / Svicio

Comentarios