Comparte este artículo:

Lamentablemente, este tipo de condiciones que antes relacionábamos sólo con la salud de los adultos, están presentándose cada vez más entre los más jóvenes. Los cálculos de la vesícula o cálculos biliares aumentan entre los niños que sufren de obesidad. Entérate.

Por alguna razón cuando se mencionan los cálculos de la vesícula, suena como a una condición que sólo afectaría a personas adultas. Sin embargo, la creciente epidemia de obesidad entre la población infantil ha causado que este tipo de cálculos también se haya vuelto algo común en los pequeños.

Los cálculos en la vesícula, también conocidos como cálculos biliares, se parecen a los cristales de roca y pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf. Las mujeres, los hispanos, las personas mayores de 40 años y los indígenas nativos de Estados Unidos son los más propensos a desarrollarlos.

Y ahora, según los hallazgos de un estudio realizado por unos pediatras en Pasadena, California y publicado en la revista Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition, los niños y los adolescentes obesos, en especial las niñas, también están en riesgo de desarrollar cálculos biliares.

Comparado con otros niños y adolescentes de peso normal, los que tienen sobrepeso tienen un riesgo 4 veces más alto de desarrollar cálculos en la vesícula. De la misma manera, las niñas, en comparación con los niños, también cuadruplicaron su riesgo de tener cálculos biliares.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron a más de 500,000 niños y adolescentes entre los 10 y los 20 años. De este grupo, el 19.3% fue clasificado con sobrepeso luego de analizar el índice de masa corporal (IMC), el 13.7% como obesos moderados y el 7.7% como obesos en extremo. De todo el grupo, 799 niños habían sido diagnosticados con cálculos en la vesícula.

Pero más allá del sobrepeso, los investigadores encontraron que otros factores como la edad (a más edad mayor riesgo), ser hispanos y un bajo nivel educativo estaban relacionados con el desarrollo de los cálculos biliares. En el caso de las chicas que toman anticonceptivos por vía oral, el riesgo de desarrollar piedras en la vesícula se duplicó.

Este estudio no es concluyente pues muchos de los datos se obtuvieron al analizar la historia clínica electrónica de los pacientes, y es probable que algunos factores claves en relación al desarrollo de cálculos en la vesícula no hayan sido considerados. De todas formas, los autores advierten que los cálculos en la vesícula deben ser agregados a la lista de condiciones relacionadas con la obesidad infantil y dicen que los pediatras pueden esperar un aumento en las consultas en relación a dicha condición.

¿Por qué se producen los cálculos en la vesícula?

En primer lugar hay que recordar que hay dos tipos de cálculos biliares: aquellos compuestos por colesterol (los más comunes y que no tienen nada que ver con los niveles de colesterol en la sangre) y aquellos compuestos por bilirrubina que se conocen como pigmentarios (por exceso de bilirrubina en la bilis debido a que los glóbulos rojos se destruyen). Se pueden producir:

  • por sufrir de diabetes,
  • por haber tenido algún trasplante de médula ósea u otros órganos,
  • por haber perdido peso rápidamente luego de una dieta baja en calorías o después de una cirugía bariátrica;
  • por tener insuficiencia de la vesícula biliar (es decir, que este órgano no vacía la bilis correctamente, esto se puede presentar durante el embarazo);
  • por tener cirrosis o
  • por infecciones en el hígado.

El tratamiento para los cálculos biliares, dependiendo del tamaño, puede incluir cirugía para sacarlos y medicamentos. Por lo general, una vez tratados, los cálculos biliares no vuelven a presentarse.

Si tienes un hijo o hija obeso(a), es importante que durante los chequeos de rutina hables con tu médico acerca de la posibilidad de examinarlo(a) para ver si tiene piedras en la vesícula. Los cálculos en la vesícula no dan síntomas, a menos que obstruyan un conducto que comunica con el intestino delgado y es entonces cuando se presenta un cólico biliar.

Consulta con tu médico acerca de tus dudas y pídele que te recomiende un plan alimenticio y de ejercicios para que tu hijo o hija mantenga a raya a la obesidad.

Recuerda que el sobrepeso es un factor que incide en la salud de los niños y también abona el terreno para muchas enfermedades durante la adultez. La infancia y la adolescencia son el momento perfecto para comenzar a evitarlos.

Imágen © iStockphoto.com / Tatyana Sokolova

Comentarios