Comparte este artículo:

Ciertos mitos acerca de los ojos han circulado por tanto tiempo que solemos aceptarlos como verdades. Pero el creer en los mitos puede poner en peligro nuestra visión. A continuación presentamos ocho mitos y realidades acerca de la visión. ¿Sabes cuál es cuál?

Los ojos no pueden trasplantarse.

Realidad. Hoy en día el trasplante de ojos enteros está fuera de las posibilidades médicas debido al hilo que conecta los ojos con el cerebro. Esta conexión se conoce como nervio óptico y no se puede cortar.

Es posible contagiarse de conjuntivitis sólo a través de alguien que la tenga.

Ficción. La conjuntivitis es un padecimiento que provoca la inflamación del revestimiento interno de los párpados. Puede ser causada por cualquier elemento que inflame los tejidos, por ejemplo sustancias irritantes, alergias o una infección.

Las personas de edad avanzada no deben usar demasiado los ojos ni intentar leer las letras pequeñas por miedo a desgastar sus ojos demasiado rápido.

Ficción. El usar los ojos no provoca ni acelera la pérdida de la visión.

El usar anteojos a diario hará que tus ojos se debiliten o que sufras de ojo vago o ambliopía.

Ficción. El objetivo de la corrección de la visión es doble: por un lado, el brindar una visión clara, y por el otro el dar comodidad visual. Algunos ojos pueden ver de manera adecuada sin necesidad de corregir la visión pero sólo realizando un esfuerzo innecesario. Esto puede provocar fatiga, malestar y pérdida de la agudeza visual. El uso de anteojos recetados correctamente no acelerará de ninguna manera los cambios previstos y naturales que sufrirán tus ojos a lo largo de la vida.

Los anteojos cambian la forma del ojo.

Ficción. Los anteojos no cambian la forma del ojo. Con la edad, el ojo naturalmente experimenta leves cambios en su forma, que pueden aumentar o disminuir en función al crecimiento del ojo.

Está bien mirar directamente al sol si lo haces entrecerrando (“achinando”) mucho los ojos.

Ficción. La luz UV (ultravioleta) del sol puede provocar quemaduras en la córnea (lo cual se conoce como fotoqueratitis) en la piel. A largo plazo, puede aumentar tus posibilidades de desarrollar cataratas (empañamiento del cristalino) y daños en la retina que pueden llevar a la ceguera total. Los protectores solares pueden proteger a tu piel de la sobre exposición a los rayos UV. Igualmente, los anteojos apropiados pueden bloquear la radiación UV y proteger a los ojos de manera segura.

Los ojos enrojecidos son producto de infecciones.

Ficción. En realidad, la mayoría de los casos de comezón (picazón) y enrojecimiento en los ojos se deben a alergias o al “síndrome del ojo seco”, que no responden a los antibióticos que se utilizan para el tratamiento de las infecciones bacterianas.

El uso de los anteojos incorrectos puede cansar la vista, pero no es dañino.

Realidad. Si usas los anteojos incorrectos, no podrás ver bien o con comodidad, pero esto no te causará ningún daño permanente.

Comentarios