Comparte este artículo:

Las recomendaciones de cuándo hacerse el Papanicolau para la detección del cáncer del cuello de la matriz han cambiado, las bases científicas parecen sólidas pero la interpretación de este cambio puede tener repercusiones negativas. Lo más importante es no deje de hacerse el Papanicolau. La detección temprana cura. En VidaySalud le contamos en qué consisten los cambios.

El Colegio Estadounidense de Ginecología y Obstetricia indicó esta semana que la mayoría de las mujeres que tienen entre 20 y 30 años de edad pueden hacerse el Papanicolau cada dos años en vez de anualmente.

También dice que se debe de hacer este estudio por primera vez a los 21 años. Antes el Colegio recomendaba que el primer estudio se hiciera tres años después de la primera relación sexual o a los 18 años.

Y que las mujeres a partir de los 30 años que tengan tres pruebas consecutivas normales, deben hacerse el Papanicolau cada tres años.

Que las que han tenido histerectomía total y les han quitado el cuello de la matriz, no necesitan hacerse el Papanicolau.

Y que las mujeres de 65 a 70 años que han tenido 3 exámenes consecutivos normales y no han tenido anormalidades en el Papanicolau por 10 años pueden dejar de hacerse el estudio.

Basan sus recomendaciones en estudios que demuestran que no hay un aumento en el riesgo de desarrollo de cáncer en las mujeres jóvenes si se hacen el Papanicolau cada dos años en vez de cada año y que el cáncer del cuello de la matriz es de crecimiento lento. Pero mencionan que, las mujeres que padecen de VIH y otras condiciones que deprimen el sistema inmunológico o que tienen anormalidades en el cuello de la matriz necesitan hacerse el estudio con mayor frecuencia.

En un mundo ideal esto funciona, pero en el mundo en el que vivimos en el que las mujeres, especialmente en nuestra comunidad no se están haciendo los estudios de detección, el mensaje que escuchen puede ser que no necesitan hacerse el Papanicolau, o se pueden esperar aún más. Y estas recomendaciones en un cáncer que se podría curar, que de por si ya se está diagnosticando en etapas más avanzadas entre las hispanas y cuya mortalidad es mayor en nuestra comunidad, podrían empeorar la situación.

Yo pienso que si vamos a ahorrar dinero en la detección hay que invertir en una intensa campaña de educación y en dar vacunas para la prevención del cáncer del cuello uterino que sabemos que en gran parte es causado por transmisión sexual a través del virus del Papiloma Humano.

Comentarios