Skip to main content

Esta es una pregunta que seguramente te has preguntado en más de una ocasión. Frecuentemente la causa es transitoria y tiene solución, pero si es algo persistente o si está empeorando, es importante buscar ayuda profesional. En esta columna encontrarás las causas comunes del cansancio y algunas que quizá no hayas considerado. Te invito a que sigas leyendo para que estés informado.

Si buscamos en el diccionario la definición de cansancio, encontramos, entra otras: “la ausencia de fuerza provocada por encontrarse fatigado luego de haber realizado alguna actividad. En este sentido, el cansancio se considera como normal y desaparece luego de haber tomado un descanso” y “carencia de energía, fuerza o vigor ocasionado por la fatiga, en hacer ejercicio en exceso, en alguna actividad o también por un padecimiento o enfermedad”.

Si estás cansado, ¿estás haciendo demasiado?, ¿no puedes hacer lo que necesitas hacer por lo cansado que estás?, o ¿casi no puedes hacer nada por el cansancio? No se si te has puesto a pensar qué tanto está afectando el cansancio tu vida y cómo se compara tu nivel de energía ahora con el nivel de energía que tenías hace un mes o cuándo cambió. Estas preguntas son importantes.

Obviamente hay cosas sencillas que podrían estar teniendo un impacto importante en tu vida y que podrían contribuir en que te sientas cansado o fatigado:

• El nivel de estrés. Especialmente con la pandemia. Si tu nivel de estrés es muy elevado, esto podría contribuir a que te sientas cansado constantemente. Si te sientes angustiado, ya sea por que la pandemia ha tenido un impacto en tu trabajo, en tu situación económica, etc., es importante que trates de encontrar la forma de reducir tu estrés para que logres conservar tu energía, para que logres concentrarte mejor y para que puedas centrar tu atención en resolver cualquiera que sea el problema que te tiene angustiado y estresado. Procura hacer algo que te ayude a relajarte. Sal a caminar. Escucha música de tu agrado. Aprende a meditar (lo puedes hacer en línea gratuitamente). Si es necesario, consulta a un profesional.

• El tipo de comida. Es importante comer suficiente y de buena calidad. Si no comes suficiente, si sólo comes comida chatarra, si abusas de la cafeína o del azúcar, esto te puede causar fatiga. El exceso de cafeína parece estimularte temporalmente pero luego hace que te sientas cansado. Lo mismo sucede con el exceso de los azúcares simples de los dulces y la comida chatarra. Es importante que consumas una dieta balanceada con frutas, vegetales, granos integrales, carnes magras (o proteínas si seleccionas una dieta vegetariana) y limitando la cantidad de grasas animales y las grasas trans.

• La actividad física. El ejercicio físico ayuda no sólo físicamente sino mentalmente también. Si no lo has hecho, debes empezar poco a poco. Puede ser con una caminata, idealmente todos los días aumentando el tiempo y la velocidad. Si tienes cualquier problema médico, debes chequear con tu doctor antes de hacer ejercicio vigoroso. Generalmente, si el cansancio está relacionado a la falta de actividad física, notarás el cambio cuando empieces a hacer mínimo 40 minutos de ejercicio mínimo 4 días a la semana por un par de meses. Se recomienda que lo hagas al menos 3 horas antes de acostarte. No se recomienda que lo hagas cerca de la hora en que te vas a dormir porque el ejercicio puede estimularte. Cuando lo haces más temprano en el día te ayuda a dormir mejor.

• El tiempo que duermes. Muchas personas no duermen el tiempo recomendado por la Fundación Nacional del Sueño que es de 8 a 10 horas para los adolescentes, 7 a 9 horas para los adultos (18 a 64 años) y 7 a 8 horas para los adultos mayores (65 años y mayores). Si sientes que necesitas una siesta, la mejor hora para tomarla es poco después del almuerzo, idealmente que no dure más de 20 minutos para que no afecte el horario del sueño en la noche. Dormir de más en la noche también puede hacer que la persona se sienta lento, irritable y con dificultad para concentrarse al día siguiente. Es importante evitar el abuso de la cafeína y del alcohol, especialmente cerca de la hora de dormir. Idealmente la habitación debe estar fresca, oscura y tranquila.  

• La cantidad de líquidos que consumes / deshidratación. Si estás deshidratado, eso podría hacer que te sientas cansado. Podrías sospechar esto especialmente si hace mucho calor y no has bebido suficientes líquidos y/o si has hecho ejercicio y no has repuesto los líquidos que estás sudando. Típicamente cuando no reponemos los líquidos que perdemos, la orina tiende a estar más oscura. El mejor líquido para reponer los líquidos que has perdido es el agua.

• Cambio de horario, por ejemplo, trabajo de noche. Si alguna vez has tomado un vuelo largo a través de varias zonas horarias, seguramente has experimentado lo que llaman el “jet lag” o desfase horario, que causa cansancio por varios días. Esto se debe a que nuestros cuerpos tienen un reloj interno que determina el ciclo circadiano, el cual le indica al cuerpo cuando debe liberar ciertas hormonas, de acuerdo con las 24 horas del día. Al atravesar las zonas horarias, nuestro cuerpo continúa teniendo el mismo reloj interno con el mismo ciclo circadiano del lugar de donde veníamos hasta que se ajusta al nuevo lugar una vez que está expuesto a la luz del sol, pero toma varios días. 

Lo mismo sucede si empezamos a trabajar en la noche y dormimos durante el día. El reloj interno de nuestro ciclo circadiano tendrá que ajustarse y es mejor si las personas que tienen estos horarios tratan de seguir ese horario también en los días que no trabajan para que su cuerpo tenga un ciclo regular. Si no lo hacen, es más probable que estén más cansados todo el tiempo. 

Depresión. Los síntomas de depresión pueden ser muy diferentes en diferentes personas. En algunas personas el inicio puede ser cansancio, falta de energía, falta de interés. Otras personas pueden sentirse tristes, con autoestima baja, irritables, pueden tener dificultad para concentrarse, para recordar o para tomar decisiones. Algunas personas pueden perder el apetito, otras comen más. Unas desarrollan insomnio, otras duermen más. Algunas desarrollan síntomas físicos (dolor de cabeza, de estómago). Algunas tienen ideas suicidas. Pero lo importante es que el cansancio puede ser uno de los síntomas. Si tú o alguien que conoces podría tener depresión, especialmente si tiene o tienes ideas suicidas, es importante buscar ayuda. En Estados Unidos existe un teléfono disponible las 24 horas que es el 1-800 273-8255 (National Suicide Prevention Lifeline). Si vives fuera de los EE. UU. visita nuestra lista de recursos por país.

Anemia. Los glóbulos rojos son los responsables de llevar el oxígeno por el cuerpo. El componente más importante de estas células es el hierro. Cuando hay deficiencia de hierro (como en el caso de las mujeres que tienen sangrados abundantes durante sus periodos menstruales), se puede desarrollar anemia. La anemia puede causar cansancio.

Hay diferentes tipos de anemia. En el caso de la anemia por deficiencia de hierro, dependiendo de la severidad y la causa, el tratamiento podría consistir en aumentar el consumo de alimentos que contienen hierro como (broccoli, frijoles o habichuelas, tofu, carne, cereales enriquecidos con hierro, etc.) o si el médico lo indica, tomar un suplemento de hierro. Hay otros tipos de anemia que se tratan de diferente forma. Por eso la anemia debe de diagnosticarse y tratarse por un profesional.

Tiroides / hipotiroidismo / hipertiroidismo. La tiroides es una glándula que se encuentra en el cuello y que, entre muchas otras funciones, regula el metabolismo (o sea, la forma en que el cuerpo utiliza la energía). Produce las hormonas tiroideas. Cuando no se producen suficientes hormonas tiroideas, se conoce como hipotiroidismo, lo que típicamente causa cansancio, depresión y aumento de peso. Es más común en las mujeres, pero también se puede presentar en los hombres. Se diagnostica con un examen de sangre y se trata dando unas pastillas que reemplazan las hormonas tiroideas en la cantidad necesaria. 

El exceso de producción de hormonas tiroideas o hipertiroidismo también puede causar cansancio. En este caso se puede experimentar intolerancia al calor y pérdida de peso también.

Diabetes. Cuando la diabetes no está controlada puede causar cansancio. No importa si el azúcar en la sangre está elevada o baja. El azúcar o la glucosa en la sangre es una fuente de energía. Si está alta en la sangre significa que no puede entrar a las células y no puede proporcionarles energía. Si está baja en la sangre, tampoco está disponible en las células. De allí la importancia de seguir las instrucciones del médico en cuanto a la dieta, el ejercicio y los medicamentos (incluyendo la insulina, si se necesita), así como de monitorear el azúcar en la sangre para procurar mantener la glucosa dentro de los límites recomendados.

Roncar. Si roncas en la noche y estás cansado durante el día, o simplemente no amaneces fresco, podrías tener apnea del sueño. Es un problema que ocurre cuando se deja de respirar periódicamente mientras se duerme porque las vías respiratorias se estrechan o se bloquean parcialmente. Se diagnostica muy fácilmente, haciendo un estudio sencillo mientras la persona está dormida y es importante tratarla no sólo para mejorar el cansancio sino porque se asocia con accidentes automovilísticos. Además, aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión, problemas cardíacos, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, complicaciones con medicamentos y cirugías, y problemas del hígado 

Enfermedad cardiovascular. Si el cansancio se presenta especialmente cuando tratas de hacer alguna actividad física, podría tratarse de un problema cardiovascular (del corazón) que no se ha diagnosticado. Esto es más frecuente en las mujeres. No lo dejes pasar. Consulta a tu médico.

• Algunos medicamentos. Si el inicio de tu cansancio coincide con alguna medicina que estés tomando, recetada o no, eso podría estar contribuyendo. Por ejemplo, algunos antihistamínicos (para combatir las alergias); algunos medicamentos para tratar los síntomas del resfriado o la tos; algunas medicinas para bajar la presión arterial, para combatir el dolor, etc. No dejes de tomar medicamentos recetados sin consultar a tu médico, pero avísale si te están provocando cansancio. Quizá te puede recomendar otra opción.

Desde luego que existen muchas otras condiciones médicas que pueden causar cansancio como la falla renal (del riñón), cualquier tipo de cáncer, el síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia, la falla del hígado, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o enfisema, la obesidad, en fin ¡hasta el embarazo!

Por eso, si tu cansancio persiste o empeora, especialmente si se acompaña de cualquier otro signo o síntoma, es importante que visites al médico.

Copyright © 2021 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Stokkete

Comentarios