No es complicado. Los factores que contribuyen al sobrepeso y a la obesidad son el consumo excesivo de alimentos y bebidas con alto contenido calórico y bajo valor nutritivo, así como la falta de actividad física.

Para remediar esta situación, no pienses en hacer dieta. Más bien, hay que cambiar ciertos hábitos para siempre. Así te verás mejor, te sentirás mejor y vivirás más años:

  • Reduce el consumo de postres a base de masas (pasteles, galletas y donas), la soda, las bebidas deportivas y las energéticas, así como la pizza.
  • Consume menos grasas sólidas y azúcar, entre las que están las grasas saturadas y transaturadas que añaden más calorías a tu alimentación y suben los niveles de colesterol, además de aumentar tu riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.
  • Llénate de verduras, frutas y cereales integrales. Esos alimentos llenan, son bajos en calorías y contienen muchos nutrientes necesarios para una buena salud.
  • Haz actividad física regularmente. Una caminata rápida por media hora al día es ideal.

Es así de fácil. Olvídate de dietas, limpiezas, ayunos y demás. Cambia tu relación con la comida y vive más a gusto contigo mismo(a). ¡Buen provecho!

 

Imagen © iStock / DianaHirsch

Comentarios