neuropatía diabética
Comparte este artículo:

¿Se puede hacer ejercicio con neuropatía diabética?  Uno de los secretos (que la verdad ya no es tan secreto) para mantener la diabetes bajo control, es hacer ejercicio. Hasta se ha dicho que es lo mejor para combatir la diabetes y prevenir sus complicaciones, con una cualidad que lo hace aún más atractivo: ¡es gratis! Ni siquiera necesitas pagar mucha plata en un gimnasio. Bastan los zapatos adecuados y las ganas de hacerlo. Una caminata cuenta. Correr, cuenta. Nadar, cuenta. Subir escaleras, cuenta. Sigue leyendo y aprenderás sobre los beneficios de hacer ejercicio y cómo puedes hacerlo si tienes neuropatía diabética.

El hacer ejercicio regularmente es bueno para todos, no sólo para los diabéticos. Mejora el control de glucosa en la sangre (lo cual evita las complicaciones de la diabetes), es excelente para la salud del corazón, ayuda a mantener un peso sano, contribuye a que no estés deprimido(a) y a que tengas más energía. ¿Qué más puedes pedirle al ejercicio? Tal vez te haga falta, como diabético, entender qué pasa en tu cuerpo cuando lo pones a toda marcha.

Durante el ejercicio, la glucosa actúa como la gasolina que mueve a tus músculos. Es decir, son ellos los que más consumen glucosa o energía durante la actividad física. En cada célula, los músculos almacenan glucosa y durante el ejercicio usan esas reservas de energía. Para poder llenarse de glucosa otra vez, los músculos se vuelven más sensibles a la insulina y además, empiezan a absorber la glucosa por sí mismos, sin depender de la insulina.

Esto es excelente para las personas que tienen diabetes tipo 2, que se caracteriza por la resistencia a la insulina. Pero los efectos del ejercicio no son exclusivos de la diabetes tipo 2. Quienes padecen de pre-diabetes y de diabetes tipo 1, también se benefician. Los primeros, porque según los estudios científicos, por lo menos 150 minutos de actividad física moderada durante la semana puede reducir los riesgos de desarrollar diabetes tipo 2 en un 58%. Los que tienen diabetes tipo 1, obtienen ventajas de la actividad física porque mejoran su sensibilidad a la insulina, lo cual significa que la insulina en su cuerpo trabaja mejor. Las personas con diabetes tipo 1 muchas veces temen hacer ejercicio porque se inyectan cierta cantidad de insulina y el ejercicio puede causar que la glucosa se baje demasiado. Para esto es necesario que tu médico te ajuste la dosis de la insulina o te diga qué debes comer antes y después de hacer ejercicio.

¿Qué pasa si ya tienes una complicación de la diabetes como la neuropatía diabética?

Muchas personas con diabetes se preguntan si es seguro hacer ejercicio cuando hay daño en los nervios. ¿Por qué? La razón es sencilla: la neuropatía diabética daña las terminaciones nerviosas, lo cual inhibe ciertas sensaciones como el dolor. Y el dolor, al hacer ejercicio, es una señal de alerta que es necesaria porque indica si estás haciendo algo mal.

Pero esa no es la única razón por la cual las personas que tienen diabetes y neuropatía diabética, le temen al ejercicio: en ocasiones, esta complicación puede ser dolorosa en sí misma.

Sin embargo, la buena noticia es que según un estudio realizado en el 2006 y publicado en el Journal of Diabetes Complications, si tienes dolor en los pies, los brazos, las manos y/o las piernas, el ejercicio hace que el daño a los nervios se retrase. Es decir, que aunque duelan, es mejor hacer ejercicio moderado, 4 veces a la semana que no hacer nada.

Antes de iniciar un programa de ejercicios si tienes neuropatía diabética y diabetes en general, ten en cuenta lo siguiente:

  • Consulta con tu médico si tienes dolor en los nervios, no lo vas a querer empeorar. Es importante que antes de iniciar cualquier actividad física tu médico evalúe tu corazón, tus ojos y tus pies. La mayoría de las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de complicaciones cardíacas.
  • Revisa tus niveles de glucosa en la sangre antes y después de hacer ejercicio. De esta manera sabrás cómo responde tu cuerpo y tus medicamentos a la actividad física. Ten cuidado especial si tu nivel de glucosa en la sangre está por arriba de 250.
  • Considera hacer ejercicios de bajo impacto como nadar, bicicleta y yoga. De esta manera no tendrás tanto miedo del dolor que causa la neuropatía ni temerás si padeces de disminución o pérdida de sensibilidad. Estos ejercicios te permiten estar en control.

Recuerda, antes de iniciar tu programa de ejercicio, visita a tu médico para que te examine pero te aseguro que una vez que lo inicies y que lo hagas regularmente, no sólo vas a descansar mejor y controlar mejor tu diabetes, verás que tu nivel de energía aumentará también.

 

Publicación original: 2010

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © Thinkstock / Staras

Comentarios