Tendinitis

¿Qué es?

Los ligamentos son bandas fuertes, flexibles y fibrosas de tejido que conectan los músculos con los huesos. Cuando los tendones se inflaman (hinchan), irritan o sufren desgarros microscópicos, la condición se denomina tendinitis. Los tendones pueden ser pequeños, como las bandas frágiles y pequeñísimas en las manos o grandes, como las gruesas cuerdas para tender ropa, que sujetan la pantorrilla o los músculos de los muslos. En la mayoría de los casos, las tendinitis ocurren por una de dos razones:

  • Uso excesivo: determinado movimiento repetitivo del cuerpo.
  • Sobrecarga: se incrementa demasiado rápido el nivel de cierta actividad, como levantamiento de pesas.

En raras ocasiones, la tendinitis está causada por una infección, como la gonorrea. La tendinitis sucede más comúnmente en hombro, codo, rodilla, muñeca y talón, aunque puede aparecer en cualquier región del cuerpo. Por razones desconocidas, la tendinitis es también común en personas con diabetes.

Tendinitis en el hombro: la forma más común de tendinitis es el hombro es la tendinitis del manguito de los rotadores. Afecta al tendón del músculo supraespinoso, que conecta el hueso del brazo (la porción superior, el húmero) a la articulación del hombro. Menos frecuentemente, se ve afectado el tendón del músculo infraespinoso. En la mayoría de los casos, el tendón del supraespinoso se lesiona porque se lo usa en exceso, por lo general en una ocupación o deporte que requiere elevar el brazo varias veces. Las personas con riesgo incluyen carpinteros, pintores, soldadores, nadadores, tenistas y jugadores de béisbol. El paciente promedio es el trabajador (hombre) mayor de 40 años, y el dolor en el hombro es del mismo lado de la mano dominante (por ejemplo, le dolerá el hombro derecho si es diestro).

Tendinitis en el codo: comúnmente dos formas de tendinitis afectan el codo: epicondilitis lateral y epicondilitis media. Ambas son lesiones comunes por uso excesivo de la articulación entre los atletas que practican deportes de lanzamiento y con el uso de raquetas.

Epicondilitis lateral (codo de tenista): causa dolor del lado externo de la articulación del codo. Esta condición probablemente afecte el 40 al 50% de todos los atletas adultos que practican deportes con raqueta. Puede también estar causado por cualquier actividad que implique girar y flexionar varias veces la muñeca, como arrancar la maleza o hasta acarrear una valija.

Epicondilitis lateral (codo de golfista): causa dolor del lado externo de la articulación del codo. Es una lesión menos común que la del codo de tenista, y a pesar de su nombre es más probable que suceda a causa de algún trabajo que requiera el movimiento repetido del codo (como trabajos en la construcción) y no debido a la práctica de deportes. Cuando esto ocurre por una lesión producida por la práctica de deportes, la epicondilitis media puede estar desencadenada por el balanceo del palo de golf o el lanzamiento de una pelota de béisbol.

Tendinitis en la rodilla: la rodilla del saltador, la forma más común de tendinitis de rodilla, afecta el tendón en el borde inferior de la rótula o el tendón cuadricipital en el borde superior de la rótula. Es una lesión común por exceso de uso, especialmente en los jugadores de baloncesto y los corredores de carreras de resistencia.

Tendinitis en la muñeca: en la muñeca, la tendinitis comúnmente se manifiesta como la enfermedad de De Quervain, una condición que causa dolor en la parte posterior de la muñeca en la base del dedo pulgar. Aunque la enfermedad de De Quervain por lo general ocurre en personas que agarran o aprietan con el dedo gordo, a veces se desarrolla durante el embarazo o por razones que se desconocen.

Tendinitis de Aquiles: esta forma de tendinitis afecta al tendón de Aquiles, el grueso tendón parecido a una cuerda para tender ropa, unido al hueso del talón detrás del pie. La tendinitis de Aquiles por lo general está causada por el uso excesivo de la articulación, en especial en deportes que requieren correr o saltar constantemente, y representa el 15% de todas las lesiones al correr. La tendinitis también podría estar relacionada con técnicas inadecuadas al correr o con calzado poco cómodo si la parte posterior más elevada del mismo se incrusta dentro del tendón de Aquiles sobre el talón. No tan a menudo, su causa está relacionada una enfermedad inflamatoria, como espondiloartritis anquilosante, síndrome de Reiter, gota o artritis reumatoide.  (Sigue…)

<!–nextpage–>

 

Síntomas

En general, la tendinitis causa dolor en los tejidos que rodean la articulación, especialmente después de ejercitarla demasiado durante la práctica de un deporte o en el trabajo. En algunos casos, la articulación podría sentirse débil y el área podría enrojecerse, inflamarse y estar algo caliente si se le toca.

Cuando la tendinitis está causada por una infección como la gonorrea, podría haber otros síntomas, incluidos sarpullido, fiebre o flujo de la vagina o el pene.

Otros síntomas varían según el tendón afectado:

  • Tendinitis del manguito de los rotadores: por lo general, el dolor de hombro constante pude localizarse en una determinada área. A menudo se irradia al brazo y hacia el pecho. El problema a menudo empeora durante la noche y podría interferir con el sueño.
  • Codo de tenista: dolor del lado externo del codo. En algunos casos, el área adolorida se extiende al antebrazo y la muñeca.
  • Codo de golfista: dolor del lado interno del codo.
  • Rodilla del saltador: dolor debajo de la rótula y a veces sobre la rótula también.
  • Enfermedad de De Quervain: dolor detrás de la muñeca cerca de la base del dedo pulgar.
  • Tendinitis de Aquiles: esta condición causa dolor detrás del talón donde el tendón de Aquiles se une con el talón.

Diagnóstico

Luego de revisar su historia clínica, incluida cualquier lesión anterior en la articulación, su médico le hará preguntas específicas sobre su dolor:

  • Qué tipo de dolor es? (agudo, constante o le arde)
  • Dónde siente el dolor? Su dolor se localiza en un lugar determinado o se propaga desde la articulación y afecta un área extensa de su brazo, pierna o mano?
  • Siente cosquilleo, entumecimiento o debilidad?
  • Cuándo comenzó el dolor?. Comenzó después de un incremento repentino en sus actividades en el trabajo o en su actividad física? Podría estar relacionado con cualquier deporte nuevo o ejercicio físico que comenzó a practicar recientemente?
  • Qué alivia el dolor y qué lo empeora?
  • El dolor desaparece cuando descansa el área afectada, o también lo siente cuando está en reposo?
  • Ha tenido relaciones sexuales sin protección?

Durante un examen físico, su médico buscará áreas hipersensibles, inflamadas, enrojecidas, debilidad muscular y movimiento ilimitado en el área del tendón dolorido. Su médico también podría pedirle que realice determinados movimientos, como levantar un brazo por sobre la cabeza o doblar una muñeca. Estos movimientos podrían dolerle, pero resultan muy útiles para ayudar al médico a descubrir el tendón afectado. En la mayoría de los casos, el médico puede realizar el diagnóstico en base a su historia clínica y síntomas, junto con sus antecedentes de práctica de deportes y resultados de su examen físico.

Algunas personas podrían necesitar hacerse análisis de sangre para detectar otras causas de inflamación alrededor de la articulación, como gota o artritis reumatoide. Podrían realizarse radiografías para confirmar que no haya fracturas, luxación (hueso salido de lugar) o enfermedad ósea. En personas con tendinitis de Aquiles, podría hacerse resonancia magnética (IRM) o ecografía para evaluar la magnitud del daño en el tendón.

Duración

Según la ubicación y la gravedad de la tendinitis, los síntomas podrían durar varios días o varias semanas. Si el área lesionada sigue usándose en exceso y deteriorándose, la lesión podría empeorar y persistir durante varios meses.

Prevención

En la mayoría de los casos, la tendinitis puede evitarse con las medidas preventivas a continuación. Algunas estrategias útiles incluyen:

  • Realice siempre un precalentamiento antes de comenzar a realizar ejercicios extenuantes.
  • Si quiere intensificar su nivel de ejercitación física, hágalo de manera gradual.
  • No se deje llevar por el lema “no hay dolor, no hay ganancia ”. Por lo general es difícil distinguir entre un dolor por desarrollar fuerza y un dolor por un tendón lesionado.
  • Evite las actividades que requieran extender su brazo por sobre su cabeza durante largo tiempo, como pintar el cielo raso. Si debe hacer este tipo de trabajo, tómese descansos frecuentes.
  • Use calzado cómodo, especialmente si participa en deportes que requieren correr mucho, como atletismo, carrera de fondo o básquetbol.
  • Si su lesión parece estar relacionada con una técnica inadecuada, pídale a su entrenador o instructor que le indique como mejorar la técnica. Si ninguna de estas personas puede ayudarlo, entonces su médico especializado en medicina deportiva podría sugerirle un profesional del deporte calificado que pueda ayudarlo.
  • En personas con epicondilitis media o lateral que practican deporte con raquetas, cambiar la raqueta por una con mango más grande podría ayudar a prevenir otra lesión, siempre que la nueva raqueta no sea más pesada que la anterior. Algunos especialistas creen este tipo de raqueta reduce la transmisión de vibraciones al brazo.
  • La tendinitis causada por la gonorrea puede prevenirse con abstinencia sexual o mantenido relaciones sexuales con protección.

Tratamiento

Mientras más rápido trate su tendinitis, más rápidamente recuperará su fuerza total y flexibilidad. Primero, su médico le recomendará aplicarse compresas de hielo en el área dolorida durante lapsos de 20 minutos, tres o cuatro veces por día. También debería colocarse hielo en esa área inmediatamente después de realizar una actividad que agrava su dolor (como tenis, carreras, etc.). Para aliviar el dolor y la inflamación, su médico, podría sugerirle que tome ibuprofeno (Advil, Motrin entre otras marcas comerciales), aspirina u otro antiinflamatorio de venta libre, por lo general durante varias semanas. También necesitará poner en reposo el área afectada durante varios días a algunas semanas para permitirle a su cuerpo recuperarse por sí solo. Por ejemplo, aquellas personas con codo de golfista por lo general necesitan descansar el codo afectado durante al menos un mes. Si una infección está causando la tendinitis, podrían recetarle antibióticos.

Según la ubicación y la gravedad de la tendinitis, usted podría necesitar colocar el área afectada en una férula, tobillera o cabestrillo (en caso de tendinitis en una extremidad superior). No obstante, es importante mantener en movimiento la articulación para evitar que esta se ponga rígida o inmóvil.

Para casos más serios de tendinitis no infecciosa, su médico podría inyectarle un corticoesteroide o anestesia local dentro del tendón afectado. Este podría también derivarlo a un fisioterapeuta para tratamientos locales más especializados, como tratamiento con calor profundo mediante ultrasonido, masajes de fricción o terapia con agua para mejorar la movilidad en la articulación. El fisioterapeuta también lo guiará durante todo el programa de rehabilitación que lo ayudará a recobrar la fuerza, movilidad y función del área lesionada. La duración de la rehabilitación varía según el tipo y la gravedad de la tendinitis. Por ejemplo, por lo general son al menos dos a seis meses en la tendinitis de Aquiles y al menos seis meses para la epicondilitis.

La cirugía es poco frecuente en el tratamiento de la tendinitis; esta se reserva para casos que no responden a otros tipos de tratamiento.

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico siempre que tenga un problema importante en una articulación, como dolor severo, enrojecimiento o inflamación, o pérdida de la función en la articulación. Además, llame a su médico si el dolor en la articulación persiste durante más de algunos días.

Pronóstico

Con tratamiento apropiado, el tendón afectado generalmente se recupera por completo. No obstante, una rehabilitación incompleta o un regreso apresurado a las actividades pueden disminuir el proceso de cura o conducir a una nueva lesión.

Información adicional

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases Information Clearinghouse National Insitutes of Health (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, Centro de Información de los Institutos Nacionales de Salud) 1 AMS Circle Bethesda, MD 20892-3675 Teléfono: (301) 495-4484 Gratuito: (877) 226-4267 Fax: (301) 718-6366 TTY: (301) 565-2966 Correo electrónico: niamsinfo@mail.nih.govhttp://www.niams.nih.gov/

American Academy of Orthopaedic Surgeons, AAOS (Academia Americana de Cirujanos Ortopedistas, AAOS) 6300 North River Road Rosemont, IL 60018-4262 Teléfono: (847) 823-7186 Gratuito: (800) 346-2267 Fax: (847) 823-8125 http://orthoinfo.aaos.org/

American Physical Therapy Association (Asociación Americana de Fisioterapia) 1111 North Fairfax St. Alexandria, VA 22314-1488 Teléfono: (703) 684-2782 Gratuito: (800) 999-2782 TTY: (703) 683-6748 Fax: (703) 684-7343 Correo electrónico: public-relations@apta.orghttp://www.apta.org/

American College of Rheumatology (Colegio Americano de Reumatología) 1800 Century Place Suite 250 Atlanta, GA 30345-4300 Teléfono: (404) 633-3777 Fax: (404) 633-1870 http://www.rheumatology.org/

Arthritis Foundation (Fundación para la Artritis) P.O. Box 7669 Atlanta, GA 30357-0669 Teléfono: (404) 872-7100 Gratuito: (800) 283-7800 http://www.arthritis.org/

Última revisión: 2007-01-30T00:00:00-07:00

Última modificación: 14-05-2007T00:00:00-06:00

Fuente: Copyright © 2007 por Harvard University. Todos los derechos reservados. Usado con el permiso de Staywell.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:


Un Comentario en “Tendinitis”

  1. [...] Tendinitis: ocurre cuando se inflaman y/o se desgarran los tendones (que son unos tejidos alargados que conectan a los huesos y a los músculos) [...]

Déjanos tu Comentario

Aviso Médico

El contenido del sitio VidaySalud.com es sólo para fines informativos y educativos. VidaySalud.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica. Nunca desatiendas los consejos de tu médico profesional ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en VidaySalud.com.

Si piensas que puedes tener una emergencia médica, llama inmediatamente a tu médico o al 911 (o tu número local para emergencias médicas)

Para más detalles, haz clic aquí »

Cambiar a versión móvil