Comparte este artículo:

La ciática es un dolor profundo que afecta cada vez a más personas. Este dolor en la parte baja de la espalda, que puede ser intenso, impacta la calidad de la vida de muchos hombres. En Vida y Salud te damos algunos consejos para prevenir y tratar el dolor del nervio ciático.

Muchas personas comparten este problema, me refiero a padecer de dolor del nervio más largo y más ancho del cuerpo. Si se tiene en cuenta su longitud, algunos dolores de piernas, de rodillas e inclusive de los pies se le atribuyen al nervio ciático. Y los hombres no se escapan de este dolor.

Lo que se conoce como la ciática es, en pocas palabras, el dolor del nervio ciático. Por lo general únicamente se presenta de un lado del cuerpo;  y más que una enfermedad es una alerta de que algo está pasando con este nervio. La ciática puede deberse al desplazamiento o desviación de un disco de la columna, lo que causa una presión sobre este nervio y esto, a su vez, afecta otras terminaciones nerviosas que van más abajo y por eso el dolor puede llegar hasta los pies. El dolor de la ciática puede sentirse en los glúteos, las piernas, las rodillas y/o los pies.

Este dolor puede afectar actividades tan sencillas como caminar o simplemente permanecer sentado, de tal manera que un movimiento muy ligero puede causar grandes dolores. En casos severos el dolor puede incrementarse con el simple hecho de toser o estornudar.

¿Cómo y cuándo se trata la ciática?

El tratamiento depende de la severidad del dolor y de la duración. En muchos casos, si es muy ligera, el tomar analgésicos (medicinas para el dolor) de venta libre, el aplicar compresas frías y calientes alternadas y el reposar unos cuantos días es suficiente para que se resuelva.

Sin embargo, si el dolor es más intenso, si hay entumecimiento o debilidad, si dura más de unos cuantos días, si en vez de mejorar el dolor va en aumento, si no te deja dormir si el dolor es el resultado de un accidente; si tienes problemas para vaciar o para controlar el funcionamiento de la vejiga o de los intestinos es importante que visites a tu médico lo antes posible. Cuando la ciática no se trata a tiempo puede tener complicaciones.

Los tratamientos incluyen medicinas anti-inflamatorias tomadas de diferentes tipos, medicinas tomadas para el dolor. Terapia física y acupuntura (que sea por una persona calificada y que use agujas desechables). El siguiente paso son inyecciones epidurales con cortisona en el área afectada para disminuir la inflamación y sólo en casos muy limitados, se requiere cirugía. Hay diferentes tipos de cirugía dependiendo del problema. Los especialistas que operan la ciática son los ortopedistas y los neurocirujanos. A menos que se trate de una emergencia, considere pedir una segunda opinión.

¿Qué puede aumentar su riesgo y qué puedes hacer para prevenirla?

La ciática afecta con más frecuencia a las personas que están en sobrepeso y que no hacen ejercicio. También afecta a aquellos que tienen que girar constantemente la cintura o que tienen que movilizar cargas muy pesadas en sus trabajos. De igual manera las personas que trabajan como conductores o que permanecen por tiempos prolongados manejando una motocicleta. Debido a esto, muchos hombres tienden a padecer de ciática, aunque puede sucederle a cualquiera.

Para tratar de prevenirla, ya que puede haber un componente hereditario y no siempre se puede evitar al 100%, una vez que pasa el episodio agudo lo más importante para la prevención es mantener los músculos abdominales y de los glúteos fuertes porque son los que sostienen la columna, haz ejercicio regularmente, procura mantener una buena postura cuando estés sentado, no pases demasiado tiempo sentado, párate con frecuencia y también debes aprender a proteger tu columna. Asegúrate de que tu médico te enseña cómo levantar los objetos pesados usando los músculos de las piernas para proteger tu espalda y evita el sobrepeso. Si estás en sobrepeso, este es el momento ideal para empezar a trabajar para llegar a un peso saludable. No dejes que la ciática te tome ventaja. ¡En la mayoría de los casos, tú puedes prevenirla a tiempo!

Comentarios