Comparte este artículo:

Hay quien no puede comenzar el día sin un sorbo de café mientras que otros prefieren beber té.  Si te encuentras en el segundo grupo, trata de que tu taza esté llena de té negro ya que consumirlo con frecuencia se ha asociado a un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Te hemos hablado de los beneficios del té de yerba mate para la diabetes. Un estudio internacional descubrió beneficios similares en el té negro.

Como infusión fría o caliente, el té negro es una de las bebidas más populares del planeta.  Además de estimulante del sistema nervioso como todas las bebidas con cafeína, su consumo regular ya ha sido previamente asociado con un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.  Las diferentes investigaciones que apoyaban esa creencia fueron reafirmadas por un estudio realizado por la publicación Data Mining International en Ginebra, Suiza.

El investigador Ariel Beresniak, director del estudio, y sus colegas decidieron analizar el consumo de té negro en el año 2009, en 50 países de todos los continentes  y compararon ese nivel de consumo con las tasas de diabetes y de cáncer y otras condiciones de salud (enfermedades respiratorias, infecciosas y cardiovasculares) en esos países. La comparación arrojó lo siguiente: las tasas de diabetes tipo 2 son más bajas en los países en que se bebé mucho té negro.

El país con mayor consumo de té negro en el estudio fue Irlanda, con un promedio de 2 kilos (4.4 libras) al año por persona, seguido de cerca por el Reino Unido y por Turquía.  Por el contrario, los niveles más bajos de consumo de té negro se registraron en Corea del Sur, Brasil, China, Marruecos y México.

Aunque las estadísticas mostraron una reducción de las tasas de diabetes en los países de mayor consumo, el estudio no demuestra causalidad entre el mayor consumo de té negro y el desarrollo de diabetes. Tampoco hubo una asociación del té negro con ninguna de las otras condiciones de salud consideradas en el estudio.

¿A qué podría deberse este beneficio agregado del té? Los investigadores sugieren que se debe a la gran variedad de flavonoides complejos que contiene el té negro, que se liberan mediante el proceso de la infusión. Los flavonoides son pigmentos vegetales de los que, hasta el momento, se conocen alrededor de 600. Su función botánica es atraer a los agentes polinizadores de la planta de la que provienen, y en la alimentación humana ofrecen ciertos beneficios a la salud por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas.

Si ya bebes té negro con regularidad, enhorabuena, ya que podría ayudarte a reducir tus riesgos de desarrollar diabetes tipo 2, condición que va en aumento a pasos agigantados a nivel global. Según calcula la Federación Internacional de la Diabetes, los 285 millones de personas afectadas por la condición en el 2010 aumentarán a 438 millones en el 2020.  Pero conviene que bebas té negro con moderación, ya que su exceso (más de cinco tazas al día), puede producir efectos adversos debido a la cafeína. Entre estos se encuentran:

Otras personas que deben evitar beber demasiado té negro incluye a las mujeres embarazadas (no más de 2 tazas al día equivalentes a 200 mg de cafeína) o las que están lactando, así como las personas con anemia.

Ahora ya sabes que esa humeante taza de té que disfrutas después de la comida puede disminuir tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Pero desde luego, no se lo dejes todo al té. Pon de tu parte con una dieta balanceada y un buen plan de ejercicios.

 

Imagen © iStock / Gabor Izso

Comentarios