Comparte este artículo:

Tradicionalmente dedicamos un día al año para celebrar el Día de las Madres. Los forma en que se festeja es diferente en distintas casas. Para algunas familias el mejor regalo podría ser algo que no se puede comprar. A veces hay cosas que no relacionamos como la inmigración y la salud. Otras veces, hay cosas que no valoramos, como el tener cuidados de salud o la tranquilidad de poder tener a toda la familia junta. DAPA es un programa que podría ayudar.

Dependiendo de dónde vives ya sea el 10 de mayo, el 9 de mayo o en algún día de mayo en varios países del mundo (generalmente entre marzo y mayo), se celebra el Día de las Madres. Este es un día al año en que honramos a nuestras mamás y, frecuentemente les damos un regalo. Para las madres inmigrantes indocumentadas que viven en Estados Unidos que tienen hijos que han nacido en ese país, el mejor regalo que podrían recibir ellas y sus hijos, es la tranquilidad de saber que pueden permanecer viviendo con ellos sin temor en ese país.

¿Por qué digo esto? Se estima que 4.5 millones de niños que nacieron en Estados Unidos tiene mínimo un padre indocumentado, esto equivale a uno de cada 15 niños. Esto afecta a toda la familia ya que muchos padres viven con miedo de ser deportados y sus hijos comparten el temor. Esto afecta la salud mental de todos. Además, si bien estos padres no califican para los diferentes programas o para recibir servicios de salud, sus hijos, que son ciudadanos estadounidenses si califican. Sin embargo, frecuentemente los hijos no reciben esos beneficios porque los padres tienen miedo de utilizarlos por miedo a ser identificados y deportados.

Esto hace que los niños de padres indocumentados estén expuestos a muchas inseguridades. De acuerdo a datos de un estudio nacional realizado por Ariel Kalil y Jen-Hao Chen (Early Childhood Longitudinal Study-Kindergarten) en donde compararon a los niños de mujeres inmigrantes que no eran ciudadanas con los de las ciudadanas, los niños de las que no eran ciudadanas tenían más del doble de inseguridad en relación a la disponibilidad de comida comparado con madres de características socioeconómicas similares.

Las consecuencias de tener un menor acceso a nutrición pueden contribuir a:

Las consecuencias psicológicas del estrés y la ansiedad se extiende a los chicos que no nacieron en Estados Unidos, que sus padres los trajeron de pequeños y van a la Universidad en este país, como lo demuestra una investigación realizada en 2014 en donde entrevistaron a 909 estudiantes indocumentados. Ellos tenían miedo de ser deportados. Pero no sólo ellos sufren de ansiedad, sus hermanos y hermanas menores, muchos de los cuales nacieron en Estados Unidos y son ciudadanos estadounidenses (sin peligro de ser deportados) también padecen de ansiedad.

Un reporte nuevo que analiza 50 estudios realizados por investigadores trabajando independientemente llegaron a varias conclusiones pero las más importantes incluyen que:

  • Cuando se medían las habilidades cognitivas con pruebas estandarizadas los hijos de niños de padres indocumentados a los 2 o 3 años tenían habilidades cognitivas menores comparado con niños en donde el estatus migratorio no era un problema.
  • Ser hijo de un padre indocumentado se asocia con mayores síntomas de ansiedad y depresión y que es especialmente evidente en los adolescentes.
  • Ser hijo de un inmigrante indocumentado se asocia con disminución en el acceso a servicios de salud y un aumento en la inseguridad relacionada a los alimentos – aún cunado un niño estadounidense tiene derecho a recibir esos beneficios.
  • Por otro lado, los estudios de los adultos jóvenes cuyos padres fueron legalizados durante la amnistía de 1986 demuestran que tuvieron logros educacionales importantes y progreso económico.

Como verás, los estudios demuestran que la inmigración y la salud están muy relacionados. Ahora, si vives en Estados Unidos quizá hayas escuchado acerca del programa DACA (por sus siglas en inglés “Deferred Action for Childhood Arrivals”) que se refiere a un programa que creó el Presidente Obama en junio del 2012 para que los jóvenes entre los 15 y los 31 años que no son residentes legales o ciudadanos puedan permanecer legalmente en este país y trabajar o estudiar por dos años con posibilidades a renovarse.

El 20 de noviembre de 2014, se había hablado de expandir el programa de DACA a DAPA (Deferred Action for Parents of Americans and Lawful Permanent Residents), un programa para los padres indocumentados de ciudadanos y residentes estadounidenses que están legalmente en Estados Unidos. Desgraciadamente este programa se ha retrasado temporalmente, pero es importante que lo conozcas, porque una vez que esté disponible, como demuestran los estudios, DAPA le proporcionaría beneficios a millones de niños estadounidenses (aún que sea una medida temporal). Además, algunas de las personas con DACA y con DAPA serán candidatas para recibir el seguro de salud Medi-Cal, siempre que califiquen con otros requerimientos.

Por eso hoy en seguros de salud y en el Día de las Madres, deseamos, además de felicitar a todas las mamás, que más personas puedan tener la tranquilidad de vivir junto con su familia y de tener cobertura de salud. Y no te olvides que si vives en Estados Unidos y tu hijo es ciudadano estadounidense, califica para recibir cuidados de salud. No lo desaproveches. Eso no te afectará ni a ti ni a tu familia. Para más información puedes ir a https://www.cuidadodesalud.gov/es/ o en California a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de tu área podrían ayudarte también. En California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com.

Te invitamos a bajar, completamente gratis, nuestro reporte especial, Lo que debes saber sobre la depresión, el estrés y la ansiedad. Haz clic aquí.

 

Imagen © iStock / bobbieo

Comentarios