Comparte este artículo:

Una ola de calor, algunos dirían que de fuego, se extiende este verano por todos los Estados Unidos y sin la menor intención de marcharse o disminuir su intensidad. Las altas temperaturas, de hasta 105 grados Fahrenheit (40.5 grados centígrados), no sólo acarrean molestias a los ciudadanos, trastornos en industrias como la de la ganadería y a la agricultura, sino que ya han cobrado incluso muchas vidas (39 hasta el 13 de julio). Como se espera que la ola de calor afecte al menos a 150 millones de personas durante todo este verano, tanto la Cruz Roja Americana como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), recomiendan tomar ciertas medidas para combatir el calor y proteger el bienestar de toda la población, especialmente los más vulnerables: los niños y los ancianos. Infórmate tú y corre la voz entre tus vecinos, familiares y amigos.

¿Qué puedes hacer para protegerte a ti y a tu familia durante una ola de calor?

  • En ningún momento, y ni por un segundo, dejes a los niños o a las mascotas en un automóvil que está parado. Las temperaturas suben increíblemente a cada minuto en un automóvil cerrado, peor aún durante una ola de calor. No lo tomes a juego, puede costarles la vida.
  • Mantente bien hidratado(a) bebiendo agua o cualquier otro tipo de líquido aún cuando no sientas sed. Evita consumir alcohol o café porque aumentan la deshidratación.
  • No comas en grandes cantidades. Elige comer pequeñas cantidades con más frecuencia.
  • Evita los cambios extremos y repentinos de temperatura (pasar de repente de mucho calor afuera, a un aire acondicionado muy frío)
  • Usa ropa ligera de colores claros, preferiblemente de algodón. Evita por el momento la ropa de color oscuro porque absorbe los rayos solares y por lo tanto, el calor.
  • Disminuye la intensidad de tus actividades, y evita hacer ejercicios demasiado intensos en las horas más calurosas del día.
  • No salgas a la intemperie a menos que realmente necesites hacerlo y evita permanecer al sol. Trata de permanecer bajo techo. Si tu vivienda no tiene aire acondicionado, trasládate al piso de abajo que será el más fresco. Planea pasar el mayor tiempo que puedas en un lugar público que lo tenga, como las bibliotecas, o los centros comerciales.
  • Retrasa los juegos y las actividades al aire libre hasta que bajen las temperaturas.
  • Si necesitas trabajar al aire libre, toma la mayor cantidad de recesos posible y bebe mucha agua. Usa protector solar y cubre bien tu cabeza con un sombrero o gorra.
  • Mantente al tanto de familiares, amigos y vecinos que no tengan aire acondicionado en sus viviendas, que viven solos o que puedan ser afectados por la ola de calor (en especial, los de edad avanzada).
  • Procura que las mascotas tengan agua fresca disponible en todo momento. Si puedes traerlas dentro de casa, hazlo.
  • Mantente informado. Escucha los reportes sobre el estado del tiempo para que estés al tanto de las temperaturas máximas que se esperan para tu ciudad día a día.

Es posible que, a pesar de las medidas y las advertencias, tú o un familiar sufran de agotamiento por el calor o hasta de una insolación. Recuerda que los niños y los ancianos son los más susceptibles. Aquí te decimos cómo identificar las señales y muy importante, cómo actuar:

Síntomas y signos del agotamiento por calor:

  • Sudoración intensa, la piel puede sentirse fresca y de color pálido, el pulso puede ser débil, la temperatura del cuerpo posiblemente suba. También se pueden tener náuseas, vómitos, cansancio y dolores de cabeza.

Qué hacer:

  • Acostar a la persona en un lugar ventilado y fresco
  • Quitar la mayor cantidad de ropa posible
  • Aplicar paños húmedos por todo el cuerpo
  • Si la persona está consciente, hazla beber pequeños sorbitos de agua, muy poca a la vez. Si tiene náuseas, que no beba más. Espera un tiempo y cuando se pasen las náuseas, continúa ofreciéndole sorbitos pequeños
  • Si vomita, busca atención médica inmediatamente

Síntomas de una insolación:

  • Temperatura del cuerpo de más de 104 grados Fahrenheit (40 grados centígrados), piel caliente y enrojecida, pulso rápido y débil, respiración rápida y superficial y la persona puede estar confundida, puede tener convulsiones, puede desmayarse y perder el conocimiento

Qué hacer:

  • Se trata de una emergencia médica. Llama al 911 o a un teléfono de emergencia local. La persona afectada debe llegar a un hospital y recibir atención médica lo antes posible
  • Mientras llega la ayuda, traslada a la persona a un lugar fresco y quítale la mayor cantidad de ropa que sea posible
  • Si es posible, aplícale compresas (paños mojados) en agua fría por el cuerpo
  • Enfría la habitación con ayuda del aire acondicionado o los ventiladores
  • Si no tiene náuseas y está consciente, le puedes dar unos sorbitos de agua o Gatorade
  • Eleva sus pies unas 12 pulgadas (30 cm.)
  • Vigila la respiración de la persona
  • Pide a la operadora de emergencias que te explique qué hacer hasta que llegue el equipo de ayuda médica

No podemos controlar a la naturaleza, pero sí podemos tomar las medidas necesarias para protegernos adecuadamente cuando se presentan circunstancias extremas. Comparte estas medidas con otros miembros de tu familia, amigos y compañeros de trabajo para que ellos sepan también qué hacer.

 

Imágen © iStockphoto.com / Christian Miller

Comentarios