Skip to main content

Existen muchos factores que pueden interferir para que tengas una erección normal y exitosa. Algunas causas incluyen el alcohol, el estrés, las drogas y ciertos medicamentos, una autoestima baja, la ansiedad, el sobrepeso, algunos problemas de salud como la diabetes o la presión arterial alta, problemas con tu pareja, depresión, o un estilo de vida malo (alimentación deficiente, falta de ejercicio, dormir poco, fumar).

Como puedes ver, algunos de estos factores están bajo tu control, otros no. El hablar sobre la disfunción eréctil no debe avergonzarte: es indispensable que hables con tu médico para poder encontrar la solución. Muchas veces es un reflejo de un problema de salud más serio (por ejemplo, puede ser el primer síntoma de un problema cardiovascular). Mientras más pronto vayas al doctor, más rápido encontrarás la causa de tu disfunción eréctil y entonces, recibirás el tratamiento adecuado y podrás volver a disfrutar plenamente de tu vida sexual.

Comentarios