Skip to main content

El estrés en forma aguda en repuesta a una emergencia es algo bueno, nos puede salvar la vida. Pero cuando el estrés es crónico, es dañino. Todos estamos expuestos al estrés. Lo importante es cómo lo manejamos. Aquí aprenderás el efecto del estrés crónico en tu cuerpo y qué puedes hacer para lidiar con él.

Desde 1992, el mes de abril se ha nombrado el “Mes de la Concietización Sobre el Estrés” en Estados Unidos. La idea es de ayudar tanto a identificar las causas como los tratamientos de la epidemia moderna del estrés que estamos padeciendo. Obviamente, esta epidemia no está restringida a este país. El estrés es un problema que nos afecta a todos a nivel mundial y que se ha agudizado debido a la pandemia del COVID-19. 

El estrés es una respuesta biológica a situaciones demandantes que hacen que el cuerpo libere hormonas como el cortisol y la adrenalina.

Como mencioné anteriormente, por periodos cortos en respuesta a una situación difícil, el estrés es apropiado. Sin embargo, cuando la persona se encuentra en una situación de presión constante, independientemente de la causa (dificultades financieras, problemas en el trabajo, problemas en una relación, etc.) el estrés crónico pone al cuerpo en riesgo.

Signos y síntomas del estrés crónico en tu cuerpo

El estrés:

  • Puede debilitar tu sistema inmunológico o inmunitario (de defensa), haciéndote más vulnerable a desarrollar algunas infecciones o enfermedades
  • Puede causar dificultades para dormir e insomnio
  • Puede causar dolores de cabeza, de espalda o de otras partes del cuerpo (debido a contracción de los músculos en esas áreas)
  • Puede aumentar tu riesgo de desarrollar hipertensión (presión alta) 
  • Puede aumentar la frecuencia de los latidos de tu corazón (taquicardia)
  • Puede aumentar tu riesgo de tener un ataque al corazón (ya que si desarrollas hipertensión y taquicardia puedes dañar el interior de tus vasos sanguíneos)
  • Puede causar relujo gastroesofágico (GERD) o agruras (al aumentar la secreción de ácido en tu estómago; dolor de estómago, náuseas u otros síntomas gastrointestinales
  • Puede afectar tu libido (tu interés en el sexo) y hasta dificultad para tener erecciones en los varones
  • Puede causar dificultad para concentrarse
  • Puede causar cansancio, irritabilidad, ansiedad, sensación de autoestima baja, falta de control y depresión
  • Puede hacer que o comas de más o que pierdas el apetito
  • Puede hacer que abuses bebidas alcohólicas u otras sustancias
  • Puede causar obesidad
  • Puede contribuir al desarrollo de diabetes

¿Qué puedes hacer para lidiar con el estrés crónico?

Existen varios métodos para manejar el estrés. Algunos de ellos incluyen:

  • Identifica los signos y síntomas del estrés, ya que varían de persona a persona y, si es posible, identifica qué desencadena el estrés en tu caso particular. De esta manera, podrás desarrollar un plan para manejarlo y evitar los desencadenantes cuando se pueda.
  • Habla con tu familia y tus amigos. Ellos te pueden ayudar apoyándote y motivándote. Tú sabes con quien puedes contar.
  • Incluye ejercicio regularmente. La actividad física ayuda produciendo una sustancia llamada endorfinas que disminuye el estrés y mejora el estado de ánimo. Especialmente el ejercicio aeróbico. Si has estado sedentario, puedes empezar por salir a caminar. Aumenta el tiempo y la intensidad poco a poco. Nadar, montar bicicleta, etc. son otras alternativas. Si además practicas el yoga y el Tai-Chi, sería estupendo.
  • Procura mejorar tu sueño. Si no estás durmiendo bien o suficiente, esto contribuye al estrés. Trata de dormir mínimo 7 horas. acostarte y despertarte a la misma hora todos los días. La actividad física te ayudará a cansarte físicamente y a dormir mejor, pero procura no hacerla cerca de la hora en que te vas a dormir. Evita las bebidas con cafeína y comer en exceso 3 horas antes de acostarte. El evitar la tecnología inmediatamente antes de acostarte, el tomar un baño de agua caliente y el escuchar música relajante también te podrían ayudar.
  • Prueba técnicas de relajación como la meditación, la atención plena, las técnicas de respiración y las técnicas que crean conciencia de tu cuerpo y tus alrededores.

Si a pesar de intentar estos métodos no logras lidiar con tu estrés crónico, es conveniente que busques ayuda de un profesional. Tu médico te podría referir con un psicólogo o un psiquiatra. Existen tratamientos de terapia cognitivo-conductual, por ejemplo, que podrían romper el ciclo en cuanto a ciertos comportamientos. Existe la terapia de grupo. Por el otro lado, también hay medicamentos que ayudan para el tratamiento de la ansiedad y la depresión que incluso te podrían ayudar con el insomnio. Y existen sedantes que te ayudan con los problemas del sueño.

Si el estrés te tiene tan abrumado que te encuentras abusando del alcohol o las drogas, o que incluso te ha llevado a tener pensamientos suicidas, existe ayuda y debes buscarla de inmediato. Hay líneas de ayuda. En Estados Unidos la Línea Nacional para la Prevención del Suicidio es 1-800-273-8255 (o visita la lista de recursos de VidaySalud en tu país). O consulta a un profesional de la salud hoy. Tu vida es muy valiosa.

¿Qué hay en el futuro para el estrés?

El estrés es parte de la vida y siempre va a existir. Las claves para lidiar con el estrés (que se dice más fácilmente de lo que se hace) es el control apropiado de las situaciones estresantes y el manejo de nuestras respuestas físicas (fisiológicas) y mentales (psicológicas). Todos tenemos una respuesta al estrés ligeramente diferente debida a nuestra carga genética. En el futuro, quizá podamos cambiar nuestros genes (por ejemplo, si estamos determinados a reaccionar de forma exagerada o a reaccionar poco al estrés). De hecho, el campo de la farmacogenética (que son las medicinas que entran al ADN de las células y activan o desactivan ciertos genes) es muy prometedora en el área del estrés y la salud.

Copyright © 2021 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / fizkes

Comentarios