Skip to main content

Las diferencias en salud entre mujeres y hombres son evidentes. Especialmente en la forma en la que las personas describen los síntomas de la enfermedad cardiaca. “Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es que, de manera tradicional, la literatura médica se centraba en los síntomas en varones”, destaca el Dr. Juan Manuel Escudier, cardiólogo de la unidad de cuidados agudos cardiológicos del Hospital Universitario Puerta de Hierro (Madrid).

“Existen grupos, como las mujeres o los pacientes ancianos, en los que los síntomas del infarto o angina de pecho pueden ser diferentes a los “clásicos”. Pero eso no quiere decir que las mujeres no puedan tener los mismos síntomas que los hombres, como una presión en el pecho que puede dirigirse hacia los brazos, hacia el estómago y, en ocasiones, hacia la mandíbula”, explica. En las mujeres, en ocasiones, hay síntomas como:

  • La falta de aire, sensación de ahogo
  • Molestias (sin dolor agudo)
  • Sensación de pinchazos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Malestar general

Esta falta de especificidad de los síntomas de la mujer hace que, en muchas ocasiones, el diagnóstico de un infarto o de una angina de pecho se retrase. Además, en algunos casos, pueden presentarse todos a la vez.

“Siempre se había asumido que la enfermedad coronaria era una enfermedad de varones. Ahora, los factores de riesgo se han distribuido más y, gracias al tratamiento y a la prevención, vivimos más años, por lo que hay mucha más enfermedad coronaria en mujeres: es una de las primeras causas tanto de enfermedad como de muerte. Es cierto que, generalmente, los síntomas aparecen más tarde.

Todo ello puede llevar a la sensación de que no van a tener un infarto, junto a que los síntomas son poco frecuentes y aparecen más tarde, hacen que se pueda confundir los síntomas de una enfermedad cardiaca con, por ejemplo, una enfermedad digestiva del estómago”, advierte el Dr. Escudier.

¿Protegen las hormonas?

“De manera clásica, se ha repetido que las mujeres estaban un poco más protegidas, hasta la menopausia, por el entorno metabólico y hormonal. Pero eso no quiere decir que no haya mujeres jóvenes, con factores de riesgo, que puedan tener un infarto. La enfermedad cardiaca es muy habitual y, si los síntomas no desaparecen tras unos cinco minutos, solicitar ayuda médica y realizar un electrocardiograma para tener un diagnóstico correcto”, recomienda el cardiólogo.

¿Ayudan los dispositivos?

¿Pueden ayudar a diagnosticar las apps de los teléfonos móviles o los relojes inteligentes que monitorizan los signos de vitales? El Dr. Escudier indica que en la actualidad las herramientas más desarrolladas es en el campo de la detección de ciertas arritmias están especialmente indicados para la detección de arritmias (problemas en el ritmo o frecuencia de los latidos) “pero todavía no son tan exactos como un electrocardiograma. Para la detección de isquemia, que es la falta de riego sanguíneo en las arterias coronarias, todavía no están indicados ni puede detectarse de manera fiable con una app o con un reloj”.

 

Por Javier Granda Revilla
Copyright © 2022 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©istockphoto / PeopleImages

Comentarios de nuestra comunidad