Comparte este artículo:

Como ocurre con muchas especias orientales, la pimienta históricamente fue utilizada como especia y como medicina.

Los usos medicinales del “Piper nigrum” se comentan en “Mimi-bukuro”, un libro escrito por Moriyasu Negishi, un magistrado municipal, en el período Edo (1737-1815). La pimienta también aparece en el libro budista “Sutta Samaññaphala” como uno de los pocos medicamentos que podían ser utilizados por un monje.

Según fuentes secundarias, en la medicina tradicional china (MTC), la pimienta blanca se utiliza para el dolor y la rigidéz de las articulaciones, tales como el síndrome del túnel carpiano o la artritis. También informan que la pimienta blanca se utiliza en las técnicas de moxibustión en la acupuntura. Sin embargo, en este momento, hay una falta de ensayos de alta calidad en humanos que apoyan el uso de la pimienta blanca para cualquier indicación.

Ayurveda: En la medicina ayurvédica, la pimienta blanca se ha utilizado para tratar la congestión nasal y las hemorroides.

Medicina China: Según fuentes secundarias, en la medicina tradicional china (MTC), se cree que la pimienta tiene propiedades de calentamiento y se utiliza para el dolor y la rigidez articular (de enfermedades como la artritis o el síndrome del túnel carpiano), la dispepsia, las náuseas, la malaria, el cólera, el cáncer, la intoxicación alimentaria, la disentería y la gonorrea. La pimienta blanca también ha sido aplicada por vía tópica para aliviar el dolor. Según fuentes secundarias, en las técnicas de la moxibustión la pimienta blanca se mezcla con harina hasta formar una pasta y se aplica sobre el punto de acupuntura, luego se cubre con un cono de moxa y se enciende.

Medicina moderna (occidental) a base de hierbas: King’s American Dispensatory (1898) describe el uso de una cataplasma tópica que contiene partes iguales de verbena, sen y pimienta blanca mezcladas con clara de huevo para “promover la absorción de la sangre derramada en hematomas.” El aceite esencial de la pimienta blanca se utiliza en aplicación tópica para el tratamiento del dolor, por ejemplo, de dolores musculares, esguinces, osteoporosis, reumatismo y la artritis.

 

Imagen © Thinkstock / Andrey Gorulko


 

Comentarios