Comparte este artículo:

Ya sea para esos asaditos de verano o para tus reuniones en el invierno, aquí encontrarás algunas recomendaciones para que tus parrilladas sean más saludables y seguras, sin perder ni su exquisito sabor ni la diversión de los encuentros.

Para los amantes de las parrilladas, cualquier evento puede ser un buen motivo para reunirse frente al asador, sin importar la época del año. Claro que las noches tibias del verano tienen un encanto especial, y ni hablar si el encuentro es para el almuerzo: una ocasión  perfecta para disfrutar de un día al aire libre.

No importa el momento ni la época del año que elijas, siempre es mejor si tienes algunos cuidados para que tus comidas sean sabrosas y saludables. ¿Sabías, por ejemplo, que asar a altas temperaturas puede transformar las proteínas de las carnes rojas, del cerdo, de las aves y del pescado en sustancias químicas llamadas aminas heterocíclicas (AHC), que se han relacionado con cáncer de mama (cáncer del seno), cáncer del estómago, cáncer de próstata y cáncer del colon?  ¿O que el humo de la barbacoa contiene otros agentes cancerígenos denominados hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), que se forman cuando la carne suelta grasa y jugos sobre la parrilla?

Además, si consumes grasas en exceso se fomenta la obesidad, una condición que afecta a muchas personas y puede causar varias enfermedades que hasta pueden poner en riesgo tu vida.

¡Pero no te deprimas ni suspendas el encuentro! Siempre hay una variedad de opciones muy sabrosas que se pueden hacer para que la barbacoa y/o la parrillada sean más saludables y para que disfrutes la reunión con tus familiares y amigos. Toma nota de estos siete consejos para que tu parrillada sea más segura y que no perjudique tu salud:

1. Elije carnes magras que sueltan menos jugo y grasa y que producen menos humo. Otras opciones son quitarle la piel y el exceso de grasa y elegir cortes más pequeños, como las brochetas, que necesitan menos tiempo para cocinarse.

2. Evita las carnes procesadas como los “hot dogs”, la tocineta (tocino), el jamón, el salami y las salchichas. Según el Instituto Americano de Investigación sobre el Cáncer, estas pueden aumentar el riesgo del cáncer colorrectal.

3. Siempre descongela las carnes antes de cocinarlas y reduce el tiempo del asado a la parrilla. Por ejemplo, puedes cocinarlas parcialmente en el microondas antes colocarlas sobre el asador, para disminuir el tiempo de cocción y por ende, el exceso de humo.

4. Selecciona un marinado suave, ya que los más espesos tienden a chamuscar (quemar) la carne, lo que aumenta la exposición a los agentes cancerígenos (que causan cáncer). Elige marinados a base de vinagre o limón, que crearán una capa protectora sobre la carne. Una receta deliciosa la logras mezclando jugo de limón, vinagre y hierbas aromáticas (salvia, romero, menta, albahaca) y dejando marinar la carne en ella por lo menos una media hora.

5. No quemes la carne y evita las partes más negras y quemadas (chamuscadas). Usar briquetas de madera o leña dura como el nogal en lugar de pino que ayuda a reducir la temperatura de la parrilla. También es importante que limpies muy bien la parrilla después de cada uso, para reducir la exposición a las aminas heterocíclicas.

6. Otras recomendaciones para evitar que la carne se queme es voltearla frecuentemente y colocarla mínimo a seis pulgadas (15 centímetros) de distancia de una fuente de calor. Asimismo, evita que los jugos se derramen y produzcan humo.

7. Agrega vegetales al asador ¡y hasta frutas! Los químicos que se forman al cocinar la carne a la parrilla que se consideran peligrosos, no aparecen cuando se cocinan frutas o vegetales, ya que sus proteínas son diferentes y no tienen el mismo efecto que las de la carne. Algunas hortalizas como los pimientos, la cebolla, calabacines, hongos (setas, callampas) y la piña (ananás) se prestan de maravilla para cocinar a las brasas (a la barbacoa). Incorpóralos al menú de tu próxima parrillada.

Ahora ya lo sabes, tus parrilladas pueden seguir siendo deliciosas, más variadas y también más sanas. ¡A comer!

 

Imagen © iStock / andresr

Comentarios