Comparte este artículo:

Si mezclas un poco de vino con algo de alergia y una pizca de asma obtendrás un trago explosivo que puede generar reacciones peligrosas para la salud. No estamos hablando de los efectos que puede causar una copita de más, sino del impacto desencadenante del alcohol en otro tipo de alergias, como las alimenticias. Durante estas fiestas, antes de brindar, asegúrate de que nadie tenga alergias y ofrece alternativas.

Las bebidas alcohólicas como el vino y la cerveza nunca faltan en las reuniones familiares o con amigos, sobre todo en estas épocas festivas en las que abundan los encuentros y las celebraciones.  Sin embargo, es posible que no todos puedan brindar con alcohol ni tampoco comer todo lo que se sirva.  ¿Por qué? Por que hay personas que padecen de alergias.

Según un comunicado de prensa del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI), algunas personas tienen alergia al alcohol mismo (algo que es poco frecuente), mientras que otras son alérgicas a varias sustancias que son parte de la fórmula de la bebida alcohólica, como la cebada, el etanol, las uvas, la malta, el lúpulo (un ingrediente de la cerveza), el trigo, la levadura, la clara de huevo (que se puede usar durante el proceso de filtrado) y los sulfitos que ocurren en el vino de forma natural pero que también pueden añadirse como conservantes.

¿Cómo se identifica la alergia al alcohol? Los síntomas pueden ser un sarpullido (erupción), secreción nasal, estornudos, relativamente inofensivos, hasta algo más serio, como un ataque de asma o una anafilaxia (reacción alérgica severa que causa síntomas graves como la falta de la respiración y puede incluso provocar la muerte).

Los expertos del ACAAI, sin embargo, no solamente advierten sobre la posible reacción alérgica al alcohol, sino que avisan que éste puede incluso aumentar la sensibilidad del individuo a reacciones alérgicas potenciales a los alimentos e incluso al asma. La alergia a los alimentos suele ser más común, y por lo general los alérgenos más comunes son el trigo, la soya (soja), los productos lácteos, los frutos secos, como el cacahuete (cacahuate) o maní, los pescados y los mariscos.

La recomendación es que si la persona ya es alérgica a algún tipo de alimento, se abstenga de beber o lo haga con mucha moderación para no provocar una reacción alérgica mayor.  Y si padece de asma o alergias al polvo o al polen, trate de no exponerse al humo del tabaco (que quizás abunde durante las celebraciones), y no permanezca durante mucho tiempo en locales cerrados en donde también exista la posibilidad de acumulación de olores fuertes como perfumes, ambientadores o pelos de mascotas.

Si vas a tener una reunión en tu casa durante estos días, y alguno de tus invitados (o familiares) padece de alergias, toma las siguientes medidas:

  • Evita que las personas fumen dentro de la casa, así no se contamina el ambiente. Si entre los invitados hay algún fumador, pídele que fume fuera de tu casa.
  • Ofrece bebidas que no contengan alcohol (jugos, ponches de frutas, sodas o versiones de bebidas sin alcohol).
  • Reduce el uso de velas y ambientadores, sobre todo si el local estará cerrado.
  • Si ofreces platos o ensaladas a base de mariscos o huevo, prepara alguna alternativa: otro tipo de carnes, o ensaladas verdes.
  • Ten a la mano un antihistamínico de venta libre, como el benadryl (difenhidramina), en caso de que se necesitara.
  • Aprende a reconocer los síntomas de un ataque alérgico: picazón en la piel, tos, estornudos y goteo de la nariz. Si pica la garganta y hay dificultad para respirar, llama de inmediato al número de emergencias.

El alcohol puede, con moderación, hacer de tu fiesta un éxito, o con excesos, echarla a perder, provocando embriaguez o alergias. Toma precauciones para que todos tus invitados queden satisfechos y felices, sin complicaciones innecesarias a la salud.

Imágen © iStockphoto.com / Louis-Paul St-Onge

Comentarios