En las primeras dos partes establecimos que el cambio climático es real. Que la ciencia lo ha determinado sin duda alguna. Que el planeta en el que vivimos se está calentando de forma peligrosa y que los humanos estamos causando este problema. En esta columna discutiremos qué se puede hacer y qué puedes hacer tú a nivel personal para mejorar esta situación.

No existe un debate de si el cambio climático está ocurriendo o no, sino qué tan rápido está ocurriendo. Desgraciadamente, sabemos que este último año se está acelerando (peores oleadas de calor, los glaciares se están derritiendo, peores tormentas, más huracanes, etc.).

Ya hemos hablado acerca de los combustibles fósiles como el carbón que al quemarse emiten bióxido de carbono (o CO2). Eso a su vez aumenta la concentración de CO2 y otros gases de invernadero en la atmósfera, y es así como aumenta el calor que atrapan.

Para parar el calentamiento global necesitaríamos parar la emisión de los gases de invernadero de billones de diferentes fuentes a nivel mundial: todas las plantas de carbón de China, todas las acerías de Europa, todos los autos y camiones que transitan en América. Obviamente esto sería imposible. Sin embargo, hay otras cosas que podrían ayudar a resolver el problema que sí se podrían hacer. A nivel de los gobiernos las soluciones incluyen:

  • Cambiar las fuentes de energía que se utilizan para generar la energía eléctrica (una cuarta parte de las emisiones se generan de la electricidad: luz, aire acondicionado y fábricas). La mayoría de la energía eléctrica se genera en plantas que queman carbón o gas natural o aceite que producen CO2. Existen muchas tecnologías nuevas como la solar o el viento que pueden ayudar a reducir el consumo de estas fuentes contaminantes.
  • Electrificar mucha de la economía, como los autos, en vez de que usen combustibles fósiles, como la gasolina.
  • Desarrollar nuevas tecnologías para lo que es difícil de electrificar (que actualmente quema carbón o gas). Esto es otro cuarto de las emisiones.
  • Arreglar la agricultura. Esto es otro cuarto de las emisiones. Tiene que ver con las vacas eructando metano o los agricultores limpiando franjas del Amazonas para tierras de cultivo. Tenemos que ingeniar soluciones para alimentar a millones, utilizando menos tierra y produciendo menos emisiones.

Obviamente que los gobiernos de los países juegan un papel muy importante, tanto en los incentivos como en las regulaciones. Nuestro papel es el de estar informados y el de votar por las personas que van a promover lo que se necesita para mejorar los cambios climáticos. Al desarrollar las tecnologías nuevas, se crean nuevos empleos. La economía no tiene que sufrir con el cambio.

Desde luego seguirá habiendo convenios internacionales. Como el Convenio de Paris, que son indispensables. Es importante que EE. UU. participe de nuevo. Como un líder mundial es una responsabilidad económica y, más importante, moral.

Pero ¿qué puedes hacer tú a nivel personal?

  • ¿Qué auto compras? La transportación es una de las decisiones más importantes por el impacto en el ambiente. Si puedes, selecciona un auto eléctrico o híbrido. Cada vez se están creando más, bajando su costo — y seguirá bajando.
  • ¿Qué tan seguido viajas en avión? Esa es otra fuente de emisiones en el ambiente. Si puedes, reduce el número de viajes que tomas.
  • Si eres mujer, ¿Cuántos lápices labiales compras? Estos contienen aceite de palma que contribuye a la deforestación en el Sureste de Asia.
  • Sé consciente de lo que comes. Las personas en EE. UU. comen en promedio 6 veces más carne roja de lo que se recomienda. Y la cantidad de CO2 emitida depende de lo que comas. La res emite 17.7 kilogramos de CO2 por el equivalente de 50 gramos de proteína; esto se compara con 9.9 por la misma cantidad de cordero; 5.4 para el queso; 3.8 para el cerdo; 3.0 para el pescado de cultivo; 2.9 para el pollo; 2.1 para el huevo; 1.0 para el tofu; 0.1 para las nueces.
    • Estos son promedios, pero la res en los EE. UU. produce menos emisiones que la res de Brasil o Argentina.
  • Fíjate en lo que tiras a la basura. Los desechos alimenticios contribuyen casi el 10% de las emisiones globales de gases de invernadero

La dieta basada en plantas generalmente tiene un menor impacto y de las carnes, la res y el cordero tienden a ser los que emiten más gases de invernadero y tienen un efecto más negativo. Por eso, si decides comer carne roja, queso y/o leche, se recomienda que limites la cantidad. Si buscas substitutos, el puerco, el pollo, los huevos y los moluscos tienen menores emisiones. Pero los alimentos que son mejores para el ambiente son los basados en plantas como los frijoles (las habichuelas), los granos y la soya (soja).

Además, la dieta basada en plantas es más saludable. Pero, no tienes que volverte vegetariano, nada más procura limitar los productos de origen animal que son peores para el ambiente.

Algunos estudios sugieren que los estadounidenses tiran (al menos antes de la pandemia) aproximadamente 20% de la comida que compran. O sea, que parte de esa energía que se usó para producirla fue en vano. Si compras nada más lo que vas a comer, es otra forma en que ayudas a no contribuir innecesariamente a las emisiones de gases de invernadero. Entre los alimentos que los estadounidenses tiran con más frecuencia se encuentran: los productos lácteos, la fruta fresca, carne y pollo, pescado y mariscos, vegetales frescos, granos y huevos.

Si bien es cierto que llevamos un siglo y medio quemando combustibles fósiles y dañando al planeta, no quiere decir que debemos darnos por vencidos. Los jóvenes nos están poniendo el ejemplo. La activista ambiental sueca Greta Thunberg, de 17 años, ha inspirado a miles de personas en todo el mundo a crear conciencia acerca del cambio climático. Al salir a manifestar y con una elocuencia increíble ha expuesto el problema y ha criticado a los líderes tanto en su ciudad natal, como en la Conferencia del Cambio Climático de las Naciones Unidas en 2018 en Europa (cuando tenía escasos 15 años) por su no actuar para abordar la crisis climática. También su presentación “Cómo te atreves” en la Conferencia de Acción Climática 2019 de las Naciones Unidas fue ampliamente difundida. ¡Aprendamos de los jóvenes!

Los científicos calculan que debemos cortar las emisiones globales a la mitad en los próximos 10 años, para evitar los efectos más catastróficos del calentamiento global. El futuro está en nuestras manos. Dejemos el planeta a nuestros hijos, nietos y a las futuras generaciones en mejores condiciones. Cuidemos de nuestra y de su salud. Depende de cada uno de nosotros. ¡Empecemos hoy mismo!

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / JK Sulit

Comentarios