Skip to main content

A pesar de ser un gran tabú, el sexo anal es practicado por muchísimos adultos, tanto heterosexuales como homosexuales. Para algunas parejas, incluso, es una forma de evitar el embarazo al disfrutar de su vida sexual. Pero es una decisión personal, y es posible que tu pareja no se sienta cómoda con la idea. Recuerda que el sexo debe ser placentero para ambos.

También es importante ser consciente que el sexo anal tiene sus riesgos. Además de poder causar rasgaduras en las delicadas membranas del ano, es un factor de riesgo para contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) y para propagar infecciones de una parte del cuerpo a otra.

Si decides practicar el sexo oral, es importante tomar medidas de precaución y prevención: usa un lubricante para no dañar los tejidos del ano, lávate bien antes y después (definitivamente antes de la penetración vaginal u oral) para evitar las infecciones, y usa un condón de látex para evitar las ETS.

Y si a tu pareja no le parece la idea, no insistas.

Comentarios de nuestra comunidad