Comparte este artículo:

iStock_000025381843XSmall_Henrik5000ESTIMADA MAYO CLINIC:

Si después de sufrir un accidente cerebrovascular, uno llega rápidamente al hospital y recibe tratamiento de inmediato, ¿se puede decir que se eliminan los efectos posteriores normales del accidente cerebrovascular? 

RESPUESTA del Dr. Robert Brown Jr., Neurología, Mayo Clinic en Rochester, Minnesota:

A pesar de que el tratamiento inmediato no garantiza que no habrán efectos duraderos del accidente cerebrovascular, sí puede disminuir drásticamente el riesgo de daño cerebral permanente. Si usted presenta cualquier síntoma de un accidente cerebrovascular, busque atención médica de inmediato.

Existen dos tipos de accidente cerebrovascular. El primero, llamado accidente cerebrovascular isquémico o trombótico, obedece a una falta de provisión sanguínea hacia una zona del cerebro a consecuencia de una arteria obstruida. Esto priva de oxígeno al tejido cerebral y en cuestión de minutos, las neuronas empiezan a morir. Los accidentes cerebrovasculares isquémicos representan alrededor del 85 por ciento del total de estos eventos.

El segundo tipo de accidente cerebrovascular implica la presencia de un sangrado en el cerebro porque estalla una arteria y la sangre se riega en el tejido cerebral, ocasionando daños cerebrales. Esto se conoce como accidente cerebrovascular hemorrágico y ocurre en alrededor del 15 por ciento del total de estos eventos. Ambos tipos de accidentes cerebrovasculares pueden conducir a daños cerebrales graves y discapacidad.

Los síntomas de un accidente cerebrovascular normalmente se presentan de manera rápida. Los síntomas principales incluyen debilidad repentina en un lado del cuerpo, de la cara, del brazo o de la pierna; o entumecimiento repentino en parte del cuerpo, sobre todo en la cara, brazo o pierna. Cuando una persona repentinamente tiene dificultad para hablar o entender a los demás mientras hablan, o presenta desequilibrio repentino al andar, esas también pueden ser señales de un accidente cerebrovascular.

Por otro lado, el accidente cerebrovascular también puede ocasionar problemas con la visión, como ceguera en un ojo o visión doble. Algunos tipos de accidentes cerebrovasculares se vinculan con dolor en la cabeza y pueden ocasionar un dolor de cabeza repentino, aunque muchos accidentes cerebrovasculares no causan dolor.

Si usted presenta cualquier de estos síntomas, debe buscar atención médica de inmediato. Existen tratamientos capaces de detener al accidente cerebrovascular en seco, pero hay que empezarlos poco después de ocurrido el evento.

El tratamiento que se administre dependerá del tipo de accidente cerebrovascular. Un estudio radiológico, conocido como exploración por tomografía computarizada (TC) puede ayudar a los médicos a ver si hay un sangrado en el cerebro. Cuando una persona llega al hospital porque se sospecha un accidente cerebrovascular, normalmente se le realiza una TC de inmediato para ver si se trata de un accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico.

En el caso de un accidente cerebrovascular isquémico fruto de la falta de provisión sanguínea al cerebro, los medicamentos a veces logran disolver el coágulo que obstruye la arteria. Si se los administra suficientemente pronto, este tratamiento devuelve el flujo sanguíneo al tejido cerebral y provee a las neuronas el oxígeno que necesitan para sobrevivir.

A fin de que el anticoagulante sea más eficaz, es preciso administrar el medicamento dentro de alrededor de las primeras cuatro horas y media desde el momento en que empieza el accidente cerebrovascular. Si se atiende al paciente apenas un poco después de ese período de oportunidad, posiblemente se empleen otras terapias para administrar el anticoagulante directo en la zona obstruida mediante un pequeño tubo plástico llamado catéter. En otros casos, también se puede usar un dispositivo diminuto para extraer el coágulo directamente de la arteria.

El tratamiento es diferente para el otro tipo menos común de accidente cerebrovascular que implica la presencia de un sangrado. En algunas circunstancias, se puede operar al paciente para extraer la sangre; mientras que en otros casos, lo más adecuado es permitir que la persona repose en cama, observarle estrechamente y ofrecerle atención médica agresiva.

Ante cualquier accidente cerebrovascular, sea cual sea el tipo, es vital ofrecer tratamiento inmediato. Actualmente, muchas personas que sufren un accidente cerebrovascular no acuden al médico o al hospital sino hasta después de 24 horas de iniciado el evento. Dicha espera es demasiado larga. Cuando uno presenta síntomas de un accidente cerebrovascular, es necesario llamar el 911 (en Estados Unidos – su número local para emergencias médicas puede ser otro en diferentes países) o acudir a la sala de emergencia del hospital sin demora.

Para más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

mayo_clinic__logoCopyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imagen © iStockphoto.com / Henrik5000

Comentarios