Comparte este artículo:

¿Sabías que el riesgo de desarrollar coágulos en la  sangre aumenta con el exceso de peso en la edad media y que es diferente en los hombres y en las mujeres de acuerdo a donde se deposita la grasa? En VidaySalud encuentras el reporte de un estudio que se acaba de publicar recientemente en la revista “Circulation” de la Asociación Americana del Corazón.

Este estudio, que duró 10 años, incluyó a 27,178 hombres y a 29,876 mujeres que tenían entre 50 y 64 años de edad al iniciar el estudio. Los investigadores evaluaron cuántos de los participantes desarrollaron trombosis o sea coágulos en las venas profundas, que se conoce como trombo-embolismo venoso (TEV) y embolias pulmonares (o sea, cuando los coágulos se desprenden y viajan al pulmón). Los investigadores evaluaron la relación entre la masa corporal, la distribución del peso y la incidencia de trombo-embolismo o sea, coágulos. Durante el estudio, hubo 641 casos de TEV.

¿Por qué es importante el trombo-embolismo? Porque cuando se desprende un coágulo, viaja por la sangre de un vaso sanguíneo a otro y lo puede tapar. Lo típico es que vaya de la pierna al pulmón.

Lo que los científicos encontraron es que el aumento de peso incrementaba el riesgo de trombo-embolismo tanto en los hombres como en las mujeres.

Pero cuando se analizaba la circunferencia de la cintura y la cadera, se vio una diferencia. Las mujeres tenían mayor riesgo de desarrollarlo si su circunferencia era mayor en las caderas y los hombres aumentaban su riesgo si su circunferencia era mayor en la cintura.

Este riesgo era independiente de otros factores que sabemos influencian el desarrollo de trombo-embolismo que incluyen: fumar, actividad física, hipertensión, diabetes, colesterol elevado, y en el caso de las mujeres, el uso de hormonas de reemplazo.

Este estudio indica que aunque la obesidad en general aumenta el riesgo de trombo-embolismo, cuando se localiza en ciertos lugares lo incrementa más.

Como siempre, si deseas más información acerca de tu corazón puedes ir a www.AmericanHeart.org.

Comentarios