Comparte este artículo:

Si bien es cierto que los analgésicos que se venden sin receta son una bendición cuando tenemos un dolor de cabeza o de espalda, el que no requieran receta no significa que no tienen riesgos ni que todos funcionen igual.

  • El ibuprofeno es antiinflamatorio pero puede dañar el riñón.
  • La aspirina es anticoagulante, y ambos deben evitarse si se han tenido úlceras.
  • El acetaminofén o paracetamol no irrita el estómago, pero en exceso daña el hígado.

Si requieres analgésicos regularmente, consulta a tu médico para que te asesore. Quizá te pueda tratar el problema de raíz en vez de sólo el síntoma.

 

Imagen © iStock / Creativeye99

Comentarios